La vida de las paredes - Sara Morante

Existen lugares frontera, lugares cuyos muros suponen una barrera infranqueable entre lo real y lo onírico, entre la algarabía de la vida y la letárgica y melancólica cadencia de ir dejándose morir. Existen edificios tras cuyas paredes el tiempo deja su propia impronta, las agujas del reloj pareciesen detenidas y sin embargo las horas pasan, y los días, inexorables. Las paredes oyen, las paredes ven, las paredes saben, son un registro. Las paredes hablan pero hay que descifrar su idioma. Las paredes gritan silenciosas pero hay que estar dispuestos a escuchar. Las paredes guardan secretos, de vidas detenidas, de vidas dejándose apagar, de un hambre por vivir atado y silenciado.

Existen libros frontera (mentira, los libros nunca son frontera), libros que albergan un mundo propio, como una ensoñación. Meterse en sus páginas es descender a otra realidad, desafiar la frágil e inquebrantable quimera de una desconocida dimensión. Todo en ellos es un conjuro, todo una confabulación. Estamos rendidos, atrapados, sin querer que se rompa esa suerte de hechizo.
"A veces, superado por la desesperación, el artista dejaba de pintar unos días y entonces se marchaba dejando a la inválida sola. Ella no podía seguirle con su cadera partida. En una ocasión, enfurecida, se precipitó por las escaleras de mármol con la intención de alcanzarlo. Él no cambió de idea y la Musa quedó herida de muerte, y esa herida enquistada fue apagando su espíritu hasta convertirla en un maniquí sin voz, encerrada de por vida entre las cuatro paredes de aquella buhardilla con olor a aceites y trementina."
Portada de La vida de las paredes
En la calle Argumosa existió un edificio, un caserón de principios de siglo XX. Sus techos, altos; sus escaleras, sinuosas; una hermosa vidriera coronándolo con una mujer danzante en su centro, explosión de color en el día, misterioso juego de sombras al llegar la oscuridad. Cuatro gárgolas extrañas y desafiantes custodiaban el edificio, solo dos continúan erguidas en lo alto de la nueva construcción que sustituye al antiguo casón. Primero, segundo, tercer piso. Un ático y una portería. Ojos que se asoman a paredes vecinas, fotografías antiguas cuyos protagonistas se escapan de noche a vivir vidas prohibidas, música que trae sangre nueva de afuera que hace latir la añeja, un pájaro enjaulado que de repente un día ya no está. Un cuarto de la caldera con mucho que callar y en lo alto las gárgolas, siempre las gárgolas, histriónicas, delirantes, vigilantes. Nadie les presta atención. Casi nadie.

Existe un libro en el que aún se conserva el viejo inmueble tal y como fue antes de su remodelación. Aún en sus páginas sale y entra su propietaria, descifra los secretos de las paredes el niño de los López-Valero y se sigue esperando el regreso del gato de doña Teresa. Aún el paragüero besa el retrato de su madre antes de dejar cada día su piso y sigue engañando al estómago la bordadora. La Musa continúa esperando a su artista y sigue en la portería la vieja portera mirando tarde tras tarde la novela en el televisor. Y en lo alto aún son cuatro las gárgolas, cuatro y no dos, vigilantes y vigiladas.

El libro está escrito por Sara Morante y también por ella dibujado. Es su primera novela, no así su primer trabajo de ilustración. Edita Lumen que nos regala una edición preciosa, casi de cuento, una delicia, una exquisitez. Y así, como si de un cuento se tratase, al abrir sus tapas ya nos penetra un olor nuevo, denso y ligero, dulzón en su frescor, embriagador pero apenas perceptible, el aroma inconfundible y a la vez desconocido de un mundo propio. La combinación es perfecta. No es un ilustrador ilustrando para un escritor ni un escritor escribiendo para un ilustrador. El texto de Sara Morante ilustra sus imágenes, sus dibujos escriben lo que sus palabras pretenden contar.

La escritura de Morante es como sus ilustraciones: elegante, misteriosa, sencilla y a la par apoyándose en mil detalles enriquecedores. Son pistas, huellas, migas de pan. Un más que digno estreno como escritora, aunque insisto en que su libro es una suma de lo escrito y lo ilustrado. Elije para su primera incursión en la escritura dejar hablar a las paredes, y estas nos cuentan de vidas truncadas, de dolores ahogados, de seres empeñados en su soledad y su aislamiento. Hay quien se quedará con ganas de saber más de lo ofrecido, a mí me gusta en cambio que sea así. Me gusta que los personajes se queden conmigo tras concluir un libro, me gusta que las paredes me sigan hablando, su papel pintado, esbozado, pincelado, un viejo edificio resistiéndose a morir.
"Su vida no siempre había sido así, pensó, hubo un tiempo en el que fue feliz. No, en el que deseaba ser feliz, se corrigió, y aquel deseo era lo más parecido a la felicidad que conocía. Deseó la felicidad cuando no sabía nada, cuando la vida era un horizonte blanco y luminoso que la cegaba y todo estaba por hacer."
Existen libros que albergan un mundo propio, decadente, costumbrista, rayando en surrealista. Existe un libro que abre la puerta a un caserón antiguo en la calle Argumosa, una vidriera en el techo, cuatro gárgolas en lo alto de las que solo quedarán dos. Existe un libro que cuenta la historia de las otras dos.

Pensive Gargoyle. Fotografía de the norse

Ficha del libro:
Título: La vida de las paredes
Autora: Sara Morante
Editorial: Lumen
Año de publicación: 2015
Nº de páginas: 160
Comienza a leer aquí

Comentarios

  1. Que bonita reseña! Tomo nota para cuando este un poco más libre!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carol. Ya me contarás si consigues hacerle un hueco.
      Besos

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es una lectura exquisita, con un ambiente irrepetible.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Aiñssss Lorena, la quiero pero no la encuentro en Lleida. Supongo que tendré que encargarla. Te ha quedado una reseña preciosa.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Martina.
      Pena que no la puedas conseguir. Pero no creo que tengas problemas si la encargas como dices, o bien comprándola por internet.
      Besos

      Eliminar
  4. Me encantaría que Sara Morante leyera esta reseña, estoy segura de que no desmerece en nada a la novela. Siempre consigues dejarme con ganas de leer las novelas que nos traes, qué gusto leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, me moriría de vergüenza si supiese que la leyera.
      El gusto es tenerte por aquí y que me leas.
      Besos

      Eliminar
  5. No sé por qué este libro no me atría demasiado, pero leyendo tu reseña he cambiado un poco mi opinión, así que tendré que tenerlo en cuenta.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber conseguido captar tu atención y saber que lo vas a tener en cuenta.
      Besos

      Eliminar
  6. Me la tengo que llevar puesta si o si, que reseña tan preciosa...estoy segura que lo disfrutare.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Preciosa reseña, es un libro que tengo pendiente, pero no sé cuando podré leerlo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que más pronto que tarde y que lo disfrutes.
      Besos

      Eliminar
  8. Una reseña preciosa paxarina mía....leerte a tí es desear leerla a ella! La sutora habría disfrutado con tu post...yes un crack! Un besin ende qui al llau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Susy, por tus palabras. Tú sí que yes un crack y tus susinas también.
      Un besín de tu paisana y compañera tarrolibrera.

      Eliminar
  9. No puede ser más interesante este libro, me lo llevo apuntado. Besos

    ResponderEliminar
  10. Muy buena la reseña y muy sugerente. Quedan ganas de saber lo que cuentan las paredes o el libro en el que permanece el antiguo edificio. y me queda mucha curiosidad por ver esas ilustraciones. Un libro que va a mi lista en cabeza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro crea un ambiente francamente único. Espero que te sumerjas en él y que lo disfrutes.
      Besos

      Eliminar
  11. Un libro que tnía fichado y con tu preciosa reseña me llama aún más.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Ya había leído alguna reseña sobre el libro. Me llamó la atención especialmente la parte ilustrada, además del título y añado ahora la introducción de tu reseña: esas paredes...
    No acabo sin embargo de ver la historia, pero la tomo en cuenta como un bonito regalo si se presta la ocasión.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia a mí me ha gustado pero es cierto que la historia la cuenta el pack texto-ilustraciones. Es una experiencia que se vive al entrar en el libro y el rato que se pasa dentro yo lo recomiendo.
      Como regalo pienso que quedarías muy bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. La edición es una delicia. Y creo que aunque Sara Morante mejorará mucho en su parte narrativa, ha sacado adelante una buena historia, que ha sabido ambientar con mucho acierto y que consigue perdurar mucho tiempo después de leerla.

    La vida de las paredes... y la vida de los libros...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El perdurar en el tiempo una historia para mí es indicativo de que se ha leído un buen libro. Cierto que en este caso las imágenes tienen un peso considerable pero estoy de acuerdo contigo en que Sara Morante ha sabido sacar adelante la parte escrita de su libro y además muy dignamente.
      ¿Mejorará? Veremos. La leeremos y comentaremos.
      Paredes... Libros... Cuánta vida encierran unas, cuánto vida dan los otros, qué cotillas son ambos y cómo nos gusta cotillear.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Me encanta la edición, ya solo por eso me tiene ganada =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La edición es una preciosidad pero lo que se cuenta en ella tampoco está nada mal.
      Besos

      Eliminar
  15. Me encantó este libro y no dudo en recomendarlo siempre que puedo: es una agradable sorpresa, no sólo por lo bonito de la edición, sino por la magia de su historia. 1beso!

    ResponderEliminar
  16. Un libro atrayente, una reseña preciosa. Imposible no llevárselo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un librito que crea una atmósfera muy especial. Espero que te guste.
      Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares