Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Nubes flotantes - Hayashi Fumiko

Tu amor y mi amor eran al principio de verdad. Aquellos ojos eran los ojos de la verdad. Mis ojos de aquel día y de aquel tiempo también eran sinceros. Ahora, tus ojos y mis ojos se tiñen de sospecha. Yukiko escucha esta canción annamita por primera vez. En realidad, la había oído en varias ocasiones durante su estancia en Indochina. Pero es ahora, que la felicidad que le procuró ese país extranjero es solo recuerdo , que al volver a llegar casualmente a sus oídos su melodía y sus versos les presta la debida atención por primera vez. Es ahora cuando se percata de que esos versos tal parecieran que hubiesen sido escritos para ella y para Tomioka. A Tomioka lo conoce en Indochina. Motivada por el ambiente que se respira en Japón durante la Segunda Guerra Mundial y empujada quizás también por la ambigua y complicada situación que tiene en la vivienda en la que reside, la joven se anima a desplazarse a esa exótica región ocupada por su país para desempeñar un cargo como mecanógrafa para el

Entradas más recientes

Pieza única - Milorad Pavić

Todo queda en casa - Alice Munro

Todo en vano - Walter Kempowski