Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Domicilio desconocido - Gerardo Vázquez Cepeda

«La verdad es que nunca he conseguido llenar del todo ese vacío [...] Aspiraba a ser un autómata, una modesta pieza de un engranaje. Sin personalidad, sustituible. Así podría encajar sin equivocarme. Y lo conseguí, hasta que se vino todo abajo. Los años han pasado para mí como las páginas de una revista, raudas, apenas leídas. Apenas vividos. No tengo nada, todo lo que he conseguido es etéreo. Los fantasmas existen pero no en una dimensión aparte. No en las entretelas de los átomos o en universos paralelos. Están aquí, yo soy uno de ellos. Sin nada que hacer, salvo subsistir». Pienso a menudo en si la sociedad en la que vivimos produce seres infelices, en serie, como una cadena de montaje en la que solo importase un objetivo final y no cada una de sus partes. Pienso en si es la sociedad o en si somos nosotros mismos los que caemos en nuestra propia trampa, al fin y al cabo, somos nosotros los que vamos construyendo esa sociedad. Nos come el hastío, nos llena el vacío y, estamos tan oc…

Entradas más recientes

El amor comienza - Marie Luise Kaschnitz

Mejor la ausencia - Edurne Portela

Nubosidad variable - Carmen Martín Gaite

El vestido azul - Michèle Desbordes

Canción dulce - Leila Slimani

Todos nuestros ayeres - Natalia Ginzburg