La niña gorda y otros relatos inquietantes - Marie Luise Kaschnitz

Ocurre en un tenue instante que apenas acertamos a percibir. Una ligera variación en la atmósfera, un mínimo cambio de densidad. Todo a nuestro alrededor es lo mismo que en el momento anterior y sin embargo está cubierto de una pátina de irrealidad. Algo que nos llama, que nos susurra, que nos hace un guiño; algo nunca vislumbrado pero envuelto en una sensación de reconocimiento. Tras ese segundo mágico, incierto y tenebroso, llega un soplo de brisa fresca que nos despierta y vuelve a sujetar todo a su dimensión original. No sabemos explicar lo sucedido, lo achacamos a una ensoñación diurna, a un espejismo de nuestra mente, a un tonto presentimiento o a eso que los francese llaman déjà vu. Pero el caso es que ese solo instante nos ha causado un malestar que queda en nosotros latente y que en las ocasiones menos insospechadas se cuela por resquicios desconocidos y aflora a la superficie. Vuelve ese otro mundo que es también el nuestro, el que nos afanamos en señalar como irreal. Pero si es así, ¿cómo es que lo sentimos tan real?

Portada de La niña gorda y otros relatos inquietantes
Todos hemos sentido momentos así. El pasado que creíamos olvidado nos tiende la mano, el futuro que no se ha vivido viene a buscarnos; nos asaltan las dudas, las inseguridades, en los momentos en los que nos pillan con la guardia más baja, además. Si hay algo que tienen en común todos los relatos del libro que os traigo hoy es esa sensación de desvanecerse la tierra bajo los pies. Vacío, brújula estropeada, desasosiego. Marie Luise Kaschnitz fue una escritora muy reconocida en su país, Alemania, no así allende sus fronteras. Escasas son las obras de su autoría que han llegado a España, la más reciente es esta recopilación de relatos de la editorial Hoja de Lata cuya selección y traducción corren a cuenta de Santiago Martín Arneda. Doce son los cuentos seleccionados, y el número en sí mismo ya resulta mágico. Doce es el número del tiempo: las horas, las estaciones, tic-tac, tic-tac; tan ligado a la tierra, tan lejano y opuesto al frío y artificial sistema decimal. Mágica también es su portada: bella, salvaje, inquietante; cielo de libertad, rejas enraizadas, pájaros de mal augurio; fruto dulce, refrescante y un tanto amargo; campo infinito sembrado de calabazas ponzoñosas cual minas indecisas de explotar. Magnífica imagen de Marta Orlowska que nos invita y avisa a descubrir lo que hay detrás.

Excepto El paseo, que fue escrito a finales de los años veinte, todos los demás relatos datan de los años cincuenta y principalmente sesenta del siglo pasado, sin embargo, las historias que relatan carecen de una temporalidad concreta, lo que les confiere un halo de eternidad. El propio El paseo transcurre en un bosque, escenario idílico para jugar a crear una atmósfera cambiante. Otro bosque tendrá gran protagonismo en Los sueños de Jennifer, cuento que destaca por sus tintes oníricos y fantásticos. Escenario sugerente es también ese pueblecito de la costa mediterránea en el que se encuentran los protagonistas de La avalancha. Este último título, al igual que El deshielo, en el que se crea una ficción un tanto distópica, son premonitorios de las fuerzas incontrolables que se desatan en estas doce historias: el pasado que toca a nuestra puerta, como sucede en Un hombre, un día o en La niña gorda, cuento que da título a este libro; la muerte que nos roza en Osos polares y Un mediodía, a mediados de junio; las vidas no vividas y posibilidades desechadas que acechan al hijo en Quién conoce a su padre y a la pareja nuevamente de La avalancha; o la vida que se construyen para negar la realidad los protagonistas de Sí, mi ángel y El tarado, y aquella a la que se aferra por no poder vivir la querida la protagonista de Conversaciones lejanas.

Todos ellos son inquietantes, y aunque cautivadores, dejan un regusto amargo. Esa dualidad de la realidad presente en ellos les deja en algunos casos al borde de la difusa línea que se adentra en el mundo de la fantasía. No son los relatos de Marie Luise Kaschnitz pertenecientes al género fantástico, sin embargo. Las dudas que nos puedan surgir son las mismas que nos acechan en la vida real, aquello que no nos sabemos explicar. Asimismo, sus personajes desprenden una cotidianidad arrolladora; son cercanos, palpables. Dice uno de ellos en estos cuentos: "Cada hombre es culpable e inocente, no tiene sentido pensar sobre eso." Y sí, tiene razón, todos somos culpables e inocentes: de nuestros miedos, de nuestras inseguridades, de nuestras decisiones e inhibiciones. Pareciera lógico por tanto no perder el tiempo pensando sobre ello, pero no lo podemos evitar. Consciente e inconscientemente pensamos y nuestros pensamientos se abren paso creando momentos de inestabilidad. Todos tenemos una niña gorda que creemos sepultada pero que de vez en cuando regresa a visitarnos. Todos somos en algún instante como la figura de la imagen de Marta Orlowska, durmientes en un mundo de exaltación de los sentidos que solo nuestro yo enjaulado es capaz de interpretar.
"Sí, ha pasado mucho tiempo desde entonces, pero lo veo todo con claridad y cada día que pasa, con más claridad. Y sé: existimos nosotros, los que vivimos, los que hemos visto muchos lugares, buenos y malos, conocido muchas personas, buenas y malas, intercambiado muchas palabras, buenas y malas, y que no sabemos cómo acabará.
Y existimos nosotros, los que en un mediodía de octubre de hace muchos años descendimos en beatitud y los que muchas tardes, cuando las delgadas nubes se reflejan como los tentáculos de un pulpo en el oleaje de tinta azul, nos sentamos frente a la chimenea de la vieja casa y movemos los abanicos de plumas de gallo.
Aquellos que por la tarde abandonamos la pequeña bahía para hechizar a los peces con los destellos de la lámpara de nuestra barca.
Aquellos que llegamos hasta el camino de rocas bajo húmedas estrellas, grandes, fugitivos, eternos, porque la vida no vivida es más leve, tan leve."
Frozen Lake Michigan. Fotografía de Jaysin Trevino


Ficha del libro:
Editorial: Hoja de Lata
Año de publicación: 2015
Nº de páginas: 186

Comentarios

  1. Yo me estoy aficionando, diría que incluso mucho, a los relatos. Y mira que me costó, he estado años sin tocar uno, y ahora casi todas las noches cae alguna antes de dormir. Ahora mismo estoy leyendo a Carol Joyce Oates ("Mágico, sombrío, impenetrable") y estoy relamiéndome. No me importaría nada continuar con esta compilación, tu adjetivación es irresistible.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí el de Oates a principio de año y bueno, claro, qué puedo decir de esta escritora, que es enorme y formidable.
      Yo desde hace algo más de un año le estoy cogiendo mucho gusto a leer relatos. Será parte de la evolución lectora, serán rachas,... Si es esto último espero que la racha dure. Y espero también que te gusten estos relatos si los lees.
      Besos

      Eliminar
  2. No me llama demaisado el argumento. Aunque la portada me parece preciosa.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La portada es una maravilla y el contenido no la desmerece en nada. Pero claro, si no llama, pues nada, a por otro.
      Besos

      Eliminar
  3. ¡Maravilloso! ¡Lo quiero ahora mismo!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Una reseña fantástica, da gusto leerte. Me da la sensación de que esta compilación de relatos es bastante turbadora y desasosegante, como lo fue la vida de la propia escritora. No apta para todos los gustos pero que se queda contigo para siempre si te adentras en ella. Hoja de Lata está haciendo un trabajo estupendo trayéndonos a muchos autores que en castellano apenas tienen presencia y que merecen mucho la pena.

    ¡Besote!
    MH

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida de la escritora fue dura. No conozco detalles pero solo sabiendo la época histórica que le tocó vivir me puedo hacer en parte una idea. No me ha parecido sin embargo una escritora difícil de recomendar, mas creo que lo que tal vez y desgraciadamente lo que no sea apto para todos los públicos sea un libro de relatos, ya que muchos lectores los rechazan sistemáticamente. Claro que hasta la fecha es lo único que he leído de ella así que tal vez tenga una opinión sesgada.
      En lo que si coincido contigo es en la magnífica labor editorial de Hoja de Lata.
      Besos

      Eliminar
  5. Buenos días, Lorena. Es una escritora especial: gusta o disgusta. A mí me encanta. La he disfrutado mucho. Una reseña maravillosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me estais tentando con esa opinión tan particular sobre esta escritora. No la había contemplado así. Voy a tener que leer algo más suyo. Da gusto ver a veces cómo las reseñas se enriquecen con vuestros comentarios.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Me llama mucho este libro desde que salió, y a ello contribuyen tanto su contenido como su portada, que me parece impresionante. La tarea editorial que están haciendo en Hoja de lata es de admirar. A ver si lo consigo y te cuento. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una portada impresionante y una gran selección de cuentos. Ciertamente merece la pena echar un vistazo al catálogo de esta editorial.
      Cuenta, cuenta ;)
      Besos

      Eliminar
  7. Me gustan los libros de relatos y no conocía a esta autora. Por lo que dices ha sido poco traducida al castellano. Ese carácter atemporal y reflexivo me atrae. En el fondo es lo que busco cuando leo, algo de desasosiego, emociones y pensar, que también es una forma de evasión.
    Por cierto, me encanta la portada, tiene un punto surrealista y me ha hecho pensar en Lewis Carroll, no sé si tendrá que ver.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que por lo que digo por lo que he leído sobre ella. Yo tampoco la conocía hasta que me fijé en este libro.
      No son cuentos de fantasía, aunque haya algún elemento que le haga guiños a esta. Y no creo que tenga que ver con Lewis Carroll. Claro que aún no he leído a este autor pues me impone lo suyo.
      Besos

      Eliminar
  8. Mother of the beautiful love!, qué portada más preciosa, estoy enamorada de ella desde que la vi en el catálogo de la editorial. Es un libro que quiero tener y lo mismo cae en la feria del libro ...

    bsos!

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de ella, pero esas atmósferas inquietantes me encantan. Me apunto su nombre y el títuloa creo que no se me va a olvidar, "La niña gorda", es potente.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, porque he hablado y hemos comentado mucho sobre la portada, pero a mí el título también me llamó muchísimo la atención. Ya me contarás si te animas.
      Besos

      Eliminar
  10. Me lo apunto, me lo apunto, me lo apunto. La portada es maravillosa, ese rojo es poderoso.

    Estoy muy a favor de los libros de cuentos y relatos. Precisamente ahora es lo que estoy leyendo, relatos de mujeres de Bangladesh.

    Excelente reseña, m ha encantado. A mì me resulta muy difìcil reseñar este tipo de libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde hace un tiempo le estoy cogiendo mucho gusto a los cuentos. Sí es verdad que a veces es complicado reseñar estos libros si no se encuentra un nexo de unión entre los relatos. Pero generalmente si se rasca un poco ahí están las inquietudes del autor que los escribió y yo normalmente suelo tirar por ahí.
      Me alegra que te haya gustado la reseña.
      Besos

      Eliminar
  11. No me suelen gustar mucho los libros de relatos cortos, pero éste que nos traes hoy, parece mágico, como efectivamente mágica es su portada. ¡¡¡Cuántas tentaciones!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te animas y le vas cogiendo el gusto a los relatos.
      Besos

      Eliminar
  12. Pero qué placer es leerte! Y encima me descubres a esta autora y me seduces con estos relatos, que no tienen que dejar nada indiferente.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no dejan indiferentes. El título ya avisa: ...relatos inquietantes.
      El placer es mío de que te pases por aquí.
      Besos

      Eliminar
  13. hola! que hermosa reseña por lo que relatas y tu forma de hacerlo. gracias por tu maravillosa compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por pasarte, leer y comentar.
      Un saludo

      Eliminar
  14. No tenía ni idea de quién era la autora. Y como dices, se ha traducido poco en lengua castellana... La de buenos autores que no salen de sus fronteras y nos estaremos perdiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, por eso hay que valorar el trabajo de estas editoriales pequeñas e independientes.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Dentro de poco me voy a estrenar con los relatos y voy un poco con pies de plomo porque no sé muy bien que esperar. Este lo dejo en "modo duda" aunque la portada me encanta!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjate llevar por tu instinto. Nadie como nosotros mismos sabemos lo que nos gusta.
      Espero que le cojas el gusto a los relatos.
      Besos

      Eliminar
  16. No soy muy de relatos, pero este lo tenía fichado =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares