Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Las defensas - Gabi Martínez

Me estoy acordando de Yeonghye, tumbada, ovillada (la imagino así), convirtiendo su maltrecho cuerpo en baluarte de su negativa a hacer caso a los demás, negativa que, paradójicamente, no es más que una afirmación de sí misma. Me estoy acordando porque ya os comenté en la reseña de La vegetariana que su lectura y la de esta novela que reseño hoy enlazan para mí a la perfección. Me estoy acordando porque se le da demasiada importancia al cuerpo (o poca, según se mire), porque el cuerpo es señal pero también es traicionero, porque hay que saber leerlo (sí, sí, leer el cuerpo, descifrar lo que nos cuenta) pero no es a él al que hay que contestar: el cuerpo es sordo; no es a él al que hay que curar. "Respira y come". Ya está: respiras, comes, ergo estás vivo. (¿Y qué vida es esa?)
Me acuerdo y mi recuerdo se diluye (que no desvanece porque las lecturas así no se olvidan) porque la magia acaba ahí y también las similitudes entre ambos libros, pero el extenso mapa que es el cuerpo…

Entradas más recientes

La vegetariana - Han Kang

Marina es poesía - #AdoptaUnaAutora7