El pudor del pornógrafo - Alan Pauls

"...a veces pienso que no soy sino una máquina de medir obstáculos, un obstaculómetro."
Medir obstáculos: hay que detectarlos y cuantificarlos, estar alertas y receptivos a la percepción de los mismos. Tanta solicitud en la tarea puede llevarnos a una predisposición a reconsiderar todo nuestro entorno como uno de ellos, o tal vez seamos nosotros mismos quienes en nuestra paranoia nos hayamos procurado tanta inconveniencia. Qué obsesión enfermiza. Qué paradoja extrema especialmente cuando sabemos que tras el obstáculo habita nuestro más anhelado deseo.

Portada de El pudor del pornógrafo
De obsesión y paradoja tiene mucho la historia que hoy os traigo. El protagonista de esta novela vive recluido en su apartamento. Allí se dedica a una única actividad: contestar cartas, en eso consiste su trabajo. Tan solo se permite unos minutos de interrupción para asomarse al balcón y divisar en el parque que desde el mismo se contempla a su amada Úrsula. En ese mero contacto visual consiste su relación hasta que un día Úrsula decide cambiar la naturaleza de la misma. Ya no más miradas en la lejanía, a partir de entonces comenzarán a cartearse. Nuestro protagonista vivirá solo por y para las cartas de su amada, debatiéndose entre la espera de la recepción y la urgencia de su respuesta, y cumpliendo entre ambas metódica y eficientemente con su deber de responder a las otras cartas.
"Esas cartas, Úrsula, esas carradas de cartas que, recibidas, van apropiándose de mis energías, se adhieren como ventosas a mi piel y con invisibles labios extraen de mis arterias la sangre que yo sólo sacrificaría sin vacilar para encontrarme contigo, aunque fuera apenas unos segundos. Pero esa sangre, amor mío, esa sangre que las cartas extraen de mí sin piedad, yo la recupero milagrosamente al leer las tuyas, al proveerme tú de tus noticias... Ya lo ves: lo que aquéllas me quitan, tú me lo devuelves purificado, redoblado en su vigor."
Las otras cartas son de contenido sexual, hombres y mujeres le escriben confesándole sus pasiones más secretas. Este libro es la reedición, treinta años después de su publicación, de la primera novela de Alan Pauls, así que por fechas podríamos pensar que el trabajo del incansable escribiente no sea otro tal vez que responder la correspondencia del consultorio de alguna publicación erótica. Las cartas de Úrsula representarían la pureza del amor en contraposición del simple deseo y satisfacción carnal. Deberían arrojar luz, sosiego, sin embargo, el juego epistolar se torna para el pornógrafo en febril y delirante obsesión.
"Son también nuestras cartas, Úrsula, las que al dar alivio a nuestros inmensos deseos, las que al concedernos por un instante -el fugaz instante que dura la lectura de nuestras cartas- la ilusión de yacer, caer un cuerpo del otro cuerpo, casi tocándose, al mismo tiempo se encargan una y otra vez de devolvernos al abismo de distancia que nos "separa"... ¡Ah! ¿Podrá concebirse alguna vez una máquina que, como la de nuestra correspondencia, paradojal e implacable, nos haga sufrir y desear tanto?"
Letters. Fotografía de Mariya Chorna
Lo que debería ser una novela epistolar termina siendo el monólogo obsesivo de su protagonista, un discurso encadenado que actúa sobre nosostros cual fuerza centrípeta arrastrándonos hacia el torbellino de sus emociones. Suyas son sus palabras y pensamientos, suyas las cartas que con nosotros comparte. De las de Úrsula solo conocemos su interpretación y algún fragmento que en las propias transcribe el protagonsita y también narrador. Así, con tan pocos elementos, fijando la acción en el presente, sin ofrecernos referencias temporales o de otro tipo, construye Alan Pauls una narración con claros tintes kafkianos.

Kafkiano es también el personaje que falta para completar la trama, el cual será todo un elemento desestabilizador. Un mensajero enmascarado por cuyas venas pareciera que en vez de sangre corriera la tinta de las cartas que trae y lleva, la misma tinta en la que el pornógrafo descifra sutiles cambios en la caligrafía de su amada a través de los cuales adivinará sus estados de ánimo. Guiños cómplices (todas estas alusiones a la escritura) al lector en una novela en la que no solo quedan patentes la paradoja y obsesión que supone a veces el amor, sino también la del oficio de escritor.

Me acerqué a este libro por su sinopsis, por asistir a esa evolución del pornógrafo que por primera vez recibe y escribe cartas de amor. Su lectura no fue como esperaba. No diré que no ha cumplido mis expectativas pues no se trata de eso y además sería injusta con el libro y con su autor. Simplemente no era el libro que quería o necesitaba en el momento en que lo leí, y de haberlo sabido hubiese postergado su lectura para disfrutarlo más de lo que lo hice. Sin embargo, esta más que interesante y curiosa historia, también extraña y por tanto difícil de recomendar o no del gusto de muchos lectores, tiene valores de sobra para que dedique parte de mi tiempo (del que no ando sobrada precisamente en estos momentos) a escribirle una reseña. ¿El final? Tal vez lo intuáis, tal vez no. O tal vez solo me reste añadir: qué esperar de quien dedica sus días a cultivar obstáculos. Me cuento, me escribo y me re-escribo.
"Todos mis sueños, Úrsula, están atados indisolublemente a lo imposible."
Protagonico. Fotografía de Carolina L. Llano


Ficha del libro: 
Título: El pudor del pornógrafo
Autor: Alan Pauls
Editorial: Anagrama
Año de publicación: 2014
Nº de páginas: 160

Comentarios

  1. No lo conocía. No se, de primeras me llamaba pero al or leyéndote ya no estoy tan convencida.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjalo en cuarentena, a ver si más adelante te apetece.
      Besos

      Eliminar
  2. Esta vez no lo veo para mi. Ese monólogo no me llama nada. Gracias por tu reseña, como siempre muy completa.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La historias es curiosa pero no me gusta leer nada que se acerque a lo erótico.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene nada que ver con lo que comunmente se entiende por novela erótica. Por lo demás tiene dos, como mucho tres escenas digamos subidas de tono. Pero el libro no se basa en eso. Es una historia obsesiva y el autor utiliza el sexo como un recurso para contarnos lo que nos quiere contar.
      Besos

      Eliminar
  4. Me dejas con la duda esta vez...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene no habérlo disfrutado plenamente, que no se puede transmitir las ganas de leerlo. Yo no elegí bien el momento, así que te recomiendo que tú lo elijas mejor que yo.
      Besos

      Eliminar
  5. No sé, éste no me llama demasiado la atención, dudo que sea para mí...
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. El tìtulo a primera vista es impresionante, pero como vengo de leer libros con monòlogos, por el momento lo dejarè pasar.

    Gracias por reseñar. Igual la portada me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  7. Creo que, como a ti, no es el libro que más me pueda apetecer leer ahora. No obstante, es curioso el tema y la manera de tratarlo por lo que puedo concluir de tu reseña. Puede ser para apuntarlo para una ocasión más adecuada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso es, sin duda. Si te animas más adelante ya me contarás.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Soy de los que se involucran emocionalmente en cada lectura y me temo que esa telaraña obsesiva que teje el protagonista, en este momento, no me iba a sentar nada bien. El argumento me parece muy original, tomo nota del título y el autor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te dejo, pues, que elijas un momento más oportuno.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Pues, oye, tras tus impresiones a mí sí que me ha calado hondo este libro que no conocía y me descubres. Yo soy muy raruna y creo que me va a gustar, así que voy a buscarlo.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que haber libros para todos los gustos. Espero que finalmente este sea del tuyo.
      Besos

      Eliminar
  10. A mí tampoco me llama mucho ahora, aunque no dudo de que sea una obra de calidad. Pero tengo tanto pendiente... incluido algunas que tú has reseñado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro. Hay que seleccionar e ir leyendo lo que más apetece en cada momento.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. La última frase es de una tristeza infinita... Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo, la historia, sí que tiene un poso de tristeza.
      Besos

      Eliminar
  12. Pues me lo apunto, parece una lectura diferente =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te llaman las lecturas diferentes, sin duda este libro es para ti.
      Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares