Perdón - Ida Hegazi Høyer

«Y vi es palabra, creo que la vi. [...] Vi esa palabra y casi la tenía. Pero no sabía de quién de los dos debía salir y tampoco sabía que esa palabra, que era la más verdadera y la más correcta, no sólo era errónea, sino que además se quedaba muy corta».
Vi esa palabra, compuesta por las cinco letras que componen el título de esta novela, y casi se me escapa. Vi esa palabra y casi se me escapa como se escapan las palabras no pronunciadas, las trenzadas en el silencio, en ese silencio que se instala y que nos hace olvidar su presencia, indagar en lo que esconde. Vi esa palabra y casi se me escapa como podrían habérseme escapado otras que no pronunciaré; que no pronunciaré porque las palabras son límites que definen, porque los límites son difusos y asomarse a ellos, peligroso, porque no soy yo quien ha de pronunciarlas, porque esta no es mi historia y no son mis palabras las que han de contarla.
«¿Qué tiene de incomprensible?, preguntaste y, en el fondo, nunca me atrevía a acercarme al lado opuesto de la comprensión».
Esta es la historia de chica conoce a chico. O chico conoce a chica. Pero es chica quien cuenta la historia, así que es la historia de chica y nos quedaremos con lo primero. Y la chica ve al chico y, aunque apenas median palabras, tampoco quiere dejarlo escapar. O es el chico el que no quiere dejarla escapar. Una playa, una mirada y un cuerpo desafiante. O expuesto. Y ya se sabe que la exposición tiene sus riesgos, que lo expuesto es vulnerable. Pero la juventud es osada y se cree poderosa e inmune. Una playa, un cruce de miradas y un mundo que se para para dejar nacer un mundo propio. El inicio de un noviazgo. Una pronta convivencia. Y un anillo que es promesa y condena.
«Ya no hay ni un tú ni un yo».
Y no hay palabras. No hay preguntas. Los cuerpos tienen sus propio lenguaje. Pero el lenguaje de los cuerpos no basta para cubrir las mentiras, no basta para hacer visible el silencio con las palabras precisas. Llegan las preguntas. Llegan más mentiras. Porque mentir es fácil. Más fácil que decir la verdad cuando ésta duele y ese dolor es imposible de verbalizar.
«Por qué es siempre la peor pregunta».
Esta es la historia de chica conoce a chico. Esta es la historia de chica cree conocer a chico. Esta es la historia de chica cree a chico. Esta es la historia de chica quiere creer a chico. Esta es la historia de chica necesita creer a chico. Esta es la historia de chica necesita conocer a chico. Esta es la historia de chica decide conocer a chico.
«Y un día te vi de nuevo. Un día dijiste algo distinto».
Y esta es también la historia de chico.
«Escucha, tú que tienes que saberlo todo».
Y llegan más palabras... Y con ellas la única pregunta.
«¿Quién eres?»
Y yo no puedo, no quiero pronunciarlas, por más que esté deseando gritarlas, por más que necesite liberarme de ellas.

Las palabras de Ida Hegazi Høyer, de ellas sí puedo hablar. Son poéticas, sencillas, directas. Crean imágenes que te aíslan y atrapan. Cuentan una historia que se ramifica para luego enredar esas ramas en el tronco principal hasta hacerlo sangrar. De esto me doy cuenta a posteriori, cuando me recupero. Porque Ida Hegazi es tan capaz de contar un relato sumamente intimista como de crear la más punzante tensión y esa sensación de no poder para de leer y a la vez no querer continuar por no afrontar lo que presumimos encontraremos.
«Estaba en shock, [...], más tarde te lo explicaron, que se llamaba así aquella estación intermedia, también conocida como agonía».
Esta no es la historia de chica conoce a chico. Esta es la historia de de dónde viene el chico y hacia dónde va la chica. Si es que el tiempo no hace tiempo que se paró para él. Si es que el tiempo no se ha parado ya para ella.
«Sólo miraba hacia dentro. Y dentro seguía todo siempre igual».
Y es la historia de las fotos de unos rascacielos en la pared. Es la historia del niño pelirrojo de la guardería en la que trabaja chica. La historia de la improbable amistad entre dos animales salvajes. La historia de la madre de chico, la de su padre, y la de aquel que sin palabras ha conseguido enquistar las de los demás. Y todas estas historias me dan las palabras que no quiero nombrar, que no he de nombrar para respetar vuestra lectura. Y en todas esas palabras me hace pensar chica, que usa las suyas propias para contar esta historia.

Esta es la historia de chica conociéndose a sí misma. Los límites que nunca pensó cruzar, aquellos otros que bordear.

Esta es la historia de chica que no se puede contar sin chico. Porque sus palabras a él están dirigidas. Porque las palabras mienten, pero el lenguaje de los cuerpos, aunque doloroso, sabe expresar la verdad.
«Quizá lo que pasaba es que nunca me había sentido tan como tú».
Howard Roark. Fotografía de Firesam!





Ficha del libro:
Título: Perdón
Autora: Ida Hegazi Høyer
Traductora: Cristina Gómez Baggethun
Editorial: Nórdica
Año de publicación: 2017
Nº de páginas: 256
ISBN: 978-84-16830-36-7
Comienza a leer aquí





Si te ha gustado...
¿Compartes?
      ↓

Comentarios

  1. Me ha encantado la frase con la que cierras la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro tiene frases buenísimas.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  2. Hola, Lorena.

    No sé si te comenté que ando un poco alejado de la narrativa, que no de la lectura, en estas últimas semanas. Estoy con algunos ensayos entremezclados, mi cabeza me pedía adentrarme en la naturaleza de los nacionalismos y demás aspectos sociopolíticos. Siento una necesidad acuciante de entender todo esto que vivimos.
    Esta es una autora prácticamente desconocida para mí. Tengo, eso sí, un vago recuerdo de haberla leído en alguna entrevista. Por tanto, agradecido por traérnosla.

    Me gusta esta frase tuya:
    “un mundo que se para para dejar nacer un mundo propio.”

    Llevándola a otro terreno, aunque aledaño, también es una bonita metáfora de lo que significa abrir un libro y leerlo.

    Perdón es una palabra que buena parte de la humanidad ha desterrado de su ser, y abocarla al exilio es, de algún modo, “exiliarnos” de los demás. Aquí lo estamos viendo estos días de banderas omnipresentes.

    Un abrazo Lorena, y gracias por tu entusiasmo y buen hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Autora desconocida para ti, para mí y también para buena parte de los lectores de nuestro país. Espero que se traduzca más de ella al español.
      Hay que tener cuidado con esos mundo propios, por muy prometedores que puedan parecer, que nos aíslan de todo lo demás. Incluso cuando hablamos de libros, fíjate lo que te digo.
      El perdón en esta novela no va tanto de pedírselo a los otros o de perdonarlos como de perdonarse a uno mismo. Creo que eso es lo más difícil.
      Buena y necesaria tarea la que te has propuesto. Ojalá mucha más gente se molestase en intentar comprender, analizar y profundizar en lo que está sucediendo. Cuánto mejor nos iría.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Interesantísima tu reseña, con un lenguaje que engancha. Como engancha todo lo que cuentas de la novela que apunto ahora mismo porque me has dejado muy intrigada y deseando leer la historia.
    Una pregunta: ¿por qué cierras la entrada con una foto de "El manantial" de Ayn Rand? Es una novela que he leído un par de veces y que me fascina (la autora me fascina con sus luces y sus sombras). De "El manantial" hay también una película con Gary Cooper que es muy buena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que pasa cuando se quiere contar todo de un libro pero se piensa que no se debe hacer para no estropear la lectura a quien se anime a leerlo, que no queda otra que jugar con la intriga. Tal vez, como yo me he enfrentado a él conociendo solo lo que intuía de su sinopsis y luego me he encontrado con eso y mucho más, he pensado que todos deberíais disfrutar de mi misma experiencia.
      Respecto a tu pregunta, «El manantial» podría decirse que es el libro de cabecera del protagonista masculino de «Perdón» y que éste se identifica mucho con el protagonista de esta novela; de hecho, las fotos de la pared que menciono en la reseña están relacionadas con esa 'obsesión'. Yo no la conocía, y supe de la película que señalas porque no pude evitar cotillear por internet. Podría haber sido otra la foto elegida. Hay muchos simbolismos en la novela de Ida Hegazi y son muchas las imágenes que se crean en la mente al leerlas, pero no encontré fotos que las reflejasen y/o me gustasen estéticamente (también es verdad que soy muy respetuosa con los derechos de uso y eso limita la búsqueda). Al final, encontré la que incluyo, que sí me gustó. Además, parece que el libro está sobre una cama y me gusta que haya una cama en la foto y por tanto en la reseña. Bueno, que ya no te meto más intriga. Si lo lees, ya me cuentas.
      Besos

      Eliminar
  4. Buenísima la reseña como el libro. Fantástica lectura a la que llegue de casualidad. Algunos libros están esperando por ti en el momento justo. Esta es la historia de un chico y una chica, que podría ser la historia de cualquiera de nosotros. Besos. Bea la de Lola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bea.
      Yo le tenía el ojo echado desde que la vi (creo que por twitter) y me llamó muchísimo la atención. De esas novelas con las que tienes un pálpito y que te lanzas a ellas sin conocer más opinión.
      Sí, podría ser la historia de tantos... Cómo conocer del todo a una persona, de dónde viene, sus zonas oscuras. Cómo distinguir lo que se esfuerza por aparentar qué es de lo que realmente es. De todas formas, hay mucho más allá en esta historia de esa relación nociva, esas otras cosas a las que en la reseña no he querido poner palabras. Reconozco que en ciertos momentos dudé sobre si era necesario introducir más elementos, pues era como poner excusas a algo que no se debe justificar, pero cuando terminé la novela me dí cuenta de que el tema central del libro (de lo que realmente iba) no era el que yo había imaginado en un principio. Resaltar también lo bien que está escrito: lenguaje, técnica narrativa y cómo se dosifica la información.
      Gracias por pasarte a compartir tus impresiones.
      Besos

      Eliminar
  5. La reseña me ha encantado, es muy fresca y original, el libro no lo conocía pero con tu reseña me ha llamado tanto la atención que lo voy ha anotar, aunque creo que es de los que sacan de las casillas a más de una, y entre ellas me encuentro yo, pero se nota interesante, así es que me lo llevo. Gracias y enhorabuena por la reseña. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no es tanto de sacar de las casillas, aunque lo pueda parecer, como de otras cosas. Si lo lees, ya me contarás.
      Besos

      Eliminar
  6. Me ha gustado la reseña, Lorena, que además deja cierta intriga. Supongo que desvelar demasiados detalles sería contraproducente. No he leído nada de Nórdica y nos has traído varios título interesantes, lo apunto para épocas más lectoras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que sería contraproducente, por eso me ha salido esta reseña con tanta intriga.
      Me he estrenado recientemente con Nórdica y con tres libros muy diferentes, además, y que me han dejado muy buen sabor de boca. Una editorial que combina voces nórdicas desconocidas por estas latitudes, rescate de clásicos y preciosas ediciones ilustradas. Habrá que seguir curioseando en su catálogo.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Muy interesante Lorena, de hecho intrigante por lo poco que cuentas para no contar, y qué complicado ha de ser eso de contar sin desvelar nada a los que no lo hemos leído la novela. Lo has hecho perfecto, me has dejado con muchas ganas de saber. No conocía la propuesta pero algunas de esas frases que destacas son de esas que resuenan intensamente.
    Un día te vi de nuevo. Dijiste algo distinto, cuánto dice esta frase, ese ver a alguien a quien no has mirado hasta ese momento. Y la última con la que cierras la reseña es espectacular Quizá lo que pasaba es que nunca me había sentido tan como tú.
    Ya lo apunté.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es complicado lo de contar sin contar y ni yo misma sabía cómo iba a sacar adelante la reseña cuando comencé a escribirla.
      Las frases son brutales y reconozco que que me vine arriba con lo de la intriga y que, en parte, hice la selección pensando en ello.
      Besos

      Eliminar
  8. Si en algún momento pensé que sería esta una historia de amor convencional, tu reseña ya me ha dejado claro que de eso nada. " Ya no hay ni un tú ni un yo", me imagino un amor que se complica, secretos, mentiras, y al final quizás el perdón...
    Gracias Lorena por tan estupenda reseña con esas frases tan bien elegidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de convencional no casa mucho con el tipo de libros que me gusta leer.
      Imaginas bien el principio. Respecto al final...
      Gracias a ti por pasarte a leerla.
      Besos

      Eliminar
  9. No conocía ni el libro ni a la autora, y desde luego me has convencido. Me lo llevo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  10. Este ya lo tenía fichado, y me encanta lo que cuentas, no es la típica historia al uso, así que creo que caerá en breve. Un besote!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares