Kew Gardens y otros cuentos - Virginia Woolf

"Del arriete ovalado brotaban cientos de tallos que a media altura se abrían en hojas acorazonadas o lanceoladas y desplegaban en lo alto pétalos rojos, azules o amarillos con motas de colores; de la penumbra roja, azul o amarilla de su garganta surgía una barra recta, impregnada de áspero polvo dorado  y algo abombada en su extremo. Los pétalos eran lo bastante grandes para mecerse en la brisa estival y, cuando se movían, las luces rojas, azules y amarillas se superponían y teñían un pedacito de la tierra parda del color más abigarrado. La luz caía sobre el liso lomo gris de un guijarro, o bien en la concha de vetas marrones y circulares de un caracol, o bien se proyectaba en una gota y dilataba sus finas paredes de agua con tal intensidad de rojos, azules y amarillos que parecía que iban a estallar y desaparecer. Pero en cuestión de segundos la gota recobraba su gris plateado y la luz se desplazaba a la carne de una hoja, revelando el entramado de fibras de su superficie, y de nuevo se movía para desplegar su luminosidad en los vastos espacios verdes que había bajo la bóveda de hojas acorazonadas y lanceoladas. Luego la brisa soplaba con más fuerza y el color refulgía en el aire, en los ojos de los hombres y mujeres que paseaban ese julio por los Kew Gardens".
Con esta explosión de colores y sensaciones arranca Kew Gardens, relato en el que los jardines que le otorgan el título nos hacen de majestuosos anfitriones. Son sus árboles, sus flores y praderas y su diminuta fauna los que nos presentan a los hombres y mujeres que por ellos pasean, abriendo para nosotros escenas en las que los detalles se encumbran en puntos reveladores de los atisbos de historias que nos dejan entrever. Así, es hermoso cómo recuerda el primer personaje con el que nos encontramos un episodio de su pasado, del que termina por concluir que fue necesario que ocurriera así para que su presente fuera tal y como es hoy, e igualmente de valiosos son el resto de fragmentos de historias que recogemos a nuestro paso por los jardines británicos.

La exquisita prosa de Virginia Woolf se combina en esta maravillosa edición de Nórdica, que es todo un regalo, con las magníficas ilustraciones de Elena Ferrándiz. Los dibujos de la gaditana tal parecieran estar sacados de un cuento. Y es precisamente en el maravilloso mundo de los cuentos en el que entramos de lleno con el segundo de los tres relatos que recoge este volumen.

En el mágico, poético y conmovedor Una casa encantada, la escritora londinense narra la historia de una pareja de fantasmas que han escondido un tesoro en una casa. El descubrimiento de ese tesoro conseguirá alumbrar y alegrar a los lectores.
"Pero los árboles tejían la penumbra para un errático rayo de sol. Tan hermoso, tan singular, sumergido bajo la superficie, ese rayo que yo buscaba ardía siempre tras el cristal. La muerte era el cristal; la muerte estaba entre nosotros. Primero visitó a la mujer, hace cientos de años, y la casa quedó abandonada, las ventanas selladas, las habitaciones a oscuras. Él dejó la casa, la dejó a ella, fue al norte, fue al este, vio salir las estrellas en el cielo del sur; buscó la casa y la encontró abandonada bajo las colinas. "A salvo, a salvo, a salvo", latía alegre el pulso de la casa. "El tesoro es vuestro"."
Y sí, el tesoro es nuestro y en este caso lo tenemos entre nuestras manos. Se trata del paseo por la narrativa breve de la ilustre escritora que nos ofrece Nórdica y que culmina con el magnífico La marca en la pared, el más woolfiano, sin duda, de los tres relatos.
"Cuando nos miramos cara a cara en los autobuses y los vagones del metro, miramos el espejo que refleja la mirada ausente y vidriosa de nuestros ojos. Los novelistas del futuro comprenderán cada vez más la importancia de estos reflejos, porque no hay un único reflejo, por supuesto, sino un número casi infinito; estas son las profundidades que explorarán, los fantasmas que perseguirán".
Estos son los fantasmas que persiguió Virginia Woolf en su obra literaria y que también persigue en el relato que nos ocupa. Poco le importa a ella extenderse en generalidades y descripciones de la realidad (lo importante son esos reflejos), como poco le importa a la mujer protagonista de La marca en la pared descubrir cuál es el origen de la misma. Se entrega a disertar y a hilvanar pensamientos porque "con qué facilidad nuestros pensamientos se arrojan sobre un nuevo objeto y lo levantan un poco, como hormigas frenéticas que alzan una brizna de hierba, para luego abandonarlo...". Y, sin embargo, esos pensamientos no por abandonados son olvidados. Las vías que abre Virginia Woolf en su mente y en la nuestra son campos sembrados de minas por explotar.

Al final se desvelará la causa de esa marca en la pared y, como si nuestro pequeño tour literario fuese una senda circular con origen y meta en el mismo lugar, nos sorprenderá gratamente descubrir en la pared de la vivienda de la alter ego de Virginia Woolf a un pequeño ser que nos acompañó por nuestro paseo por los evocadores Kew Gardens. Un broche de oro perfecto para un ratito de lectura tan entrañable como punzante.

Snail in the road, shell detail. Fotografía de Dave Huth




Os dejo a continuación enlaces a los textos en inglés y en español de los cuentos Una casa encantada y La marca en la pared y el booktrailer de Nórdica para la edición que reseño. Un paseo, en esta ocasión, por las bellas ilustraciones de Elena Ferrándiz. Las imágenes también pueden contar historias.

Una casa encantada
La marca en la pared







Ficha del libro:
Título: Kew Gardens y otros cuentos
Autora: Virginia Woolf
Ilustradora: Elena Ferrándiz
Traductora: Magdalena Palmer
Editorial: Nórdica
Año de publicación: 2016
Nº de páginas: 80
ISBN: 978-84-16440-61-0
Comienza a leer aquí



Si te ha gustado...
¿compartes?
      ↓

Comentarios

  1. Vaya, con esta reseña tan bonita y la edición del libro es casi imposible resistirse. Admito que Woolf no es de mis autoras favoritas, de hecho me cuesta mucho leerla, pero siempre merece la pena. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda merece la pena; tanto la autora como la edición.
      Saludos

      Eliminar
  2. Alucinantes los dibujos que se ven en el Booktrailer. Una preciosa edición. Y por las citas que pones, los relatos deben ser preciosos. Leeré los que nos dejas enlazados y si encuentro la preciosa edición me haré con ella. Es un regalo ideal y una posesión igual de deseable.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una edición preciosa. Me enamoré de ella en cuanto la vi este año en la Feria del Libro de Gijón y no pude evitar traérmela a casa. No creo que te resulte difícil conseguirla.
      Besos

      Eliminar
  3. hola! gracias, gracias por tan maravilloso libro que hoy traes, Virginia Woolf es una de nuestras favoritas, con esa edicion y tu reseña con fragmentos de pura sensibilidad, quedamos prendadas irremediablemente.gracias por los enlaces , abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotras, por pasaros, leer y compartir,
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Me encantan esas descripciones, tan plásticas y poéticas. Me dejan una sensación tan vívida, es que casi me sumerjo, como en las acuarelas del booktrailes. Y es que las ilustraciones son tremendas, un diez por Nórdica. Este otoño me meteré de lleno con Virgina Woolf, además.
    Espero que estés disfrutando del verano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las descripciones son magníficas y las ilustraciones también. La verdad que Nórdica se luce con sus ediciones.
      Aquí, liadilla, pero sacando tiempo también para disfrutar del verano.
      Estaré pendiente de tu otoño Woolfiano.
      Un abrazo y gracias por tu visita en tu retiro vacacional.

      Eliminar
  5. Tengo ganas de volver a Woolf (¿quieres creer que desde que tengo blog no la tengo comentada... se lo debo), aunque creo que lo haré con algún otro libro. Virginia no estaba atada a nada, excepto quizás a sus propios fantasmas, pero al ser autodidacta todo lo que escribía era muy fresco y directo, sin cortapisas. Tengo que volver a Woolf, sí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son poco los propios fantasmas para atarse a ellos. Yo también tengo que volver a Woolf, así que espero que esta reseña no se quede en su única presencia por este blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Que lindo! la verdad estuve viendo tu blog y no conozco muchos de los libros, asique me dare unas vueltas jajaja!
    soy nueva en tu blog y ya te sigo!
    cariños!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares