Mendel el de los libros - Stefan Zweig

Pocas veces un lector puede resistirse a un libro que hable de otros libros, de libreros, de librerías o de bibliotecas. No siempre ello es indicativo de que nos vaya a gustar, pero sin embargo, hay algo ahí que nos llama, como un canto de sirenas que resuena en nuestro interior.  Será la tonta vanidad de reconocernos en ellos: estantes llenos de libros cubiertos de polvo, narices metidas en historias ajenas que nos abstraen de la realidad,... Pero yo no soy de las que piensan que los libros deban abstraernos de la realidad, yo creo firmemente que los libros deben ampliarnos esa realidad. Y si os soy sincera, tampoco me acerqué a este libro por tener de protagonista a un librero. Quería leer a Stefan Zweig, otra vez. Leí hace casi un año "Carta de una desconocida" (leer reseña aquí) alentada por esa casi adoración que en torno a este autor palpita en la blogosfera literaria, y tenía desde entonces elegido el siguiente de sus título a leer, que no era este. Sin embargo, en este tiempo, son varias las ocasiones en las que me he encontrado con opiniones de lectores asiduos de Zweig apuntando que "Mendel el de los libros" es su libro favorito del austriaco. Recientemente además, Acantilado, la editorial que traduce la obra del autor al español, colgó en su página de facebook un vídeo documental sobre la vida del mismo cuyos breves comentarios acerca de este libro me dieron el empujón definitivo (el vídeo subtitulado al español ya no está disponible, pero el que domine el francés si le apetece verlo puede hacerlo aquí). Y ese empujón final me llevó hacia un libro en el que se dice que "los libros sólo se escriben para, por encima del propio aliento, unir los seres humanos, y así defendernos frente al inexorable reverso de toda existencia: la fugacidad y el olvido". Objetivo cumplido, pues. Con creces.

Portada de Mendel el de los libros
De fugacidad y olvido habla este entrañable relato de Stefan Zweig, y precisamente es una fugaz percepción de reconocimiento que cruza el valle del olvido de la memoria de su narrador, la que rescata para nosotros a Mendel el de los libros. Así era conocido Jakob Mendel en toda Viena y allende sus fronteras. Mendel era un excéntrico librero dotado de una memoria asombrosa para catalogar libros que tenía su cuartel general en un café de la capital austriaca en los primeros años del siglo XX. En ese mismo café recala años después nuestro narrador, y algo en el ambiente le hace presentir que no es la primera vez que acude a él, pero no es sin embargo hasta que sus ojos se cruzan con la mesa que ocupaba siempre el librero, que comienza a recordar. El recuerdo de su encuentro con ese hombre obsesionado por los libros le lleva a indagar sobre lo que ocurrió con él. Descubre así que la ingenuidad con la que Mendel recibía todo estímulo procedente de un mundo diferente al de los libros, le llevó a cometer una estúpida imprudencia teniendo en cuenta la situación en la que vivía sumida Europa en aquellos años. Su ceguera para con la realidad reinante le llevó a ser injustamente recluido en un campo de concentración acusado de colaboración con los enemigos del Imperio austro-húngaro.
"...leía como otros rezan, como juegan los jugadores, tal y como los borrachos, aturdidos, se quedan con la mirada perdida en el vacío. Leía con un ensimismamiento tan impresionante que desde entonces cualquier otra persona a la que yo haya visto leyendo me ha parecido siempre un profano. En Jakob Mendel, aquel pequeño librero de viejo de Galitzia, contemplé por primera vez, siendo joven, el vasto misterio de la concentración absoluta, que hace tanto al artista como al erudito, al verdadero sabio como al loco de remate, esa trágica felicidad y desgracia de la obsesión completa."
"Mendel el de los libros" es una joyita de libro, un relato que nos proporciona una hora de deliciosa lectura que perdurará largo tiempo en nuestra memoria. Sus pocas más de sesenta páginas dan muestra una vez más de la exquisita prosa de Stefan Zweig, de su narración elegante que nos envuelve y acuna. Pero no se queda el autor solamente en la historia del librero víctima de la injusticia y del olvido, sino que se desprende de sus páginas un trasfondo de denuncia contra una Europa enloquecida y en guerra ("Un crimen contra la civilización cometido sin sentido alguno en Francia, en Alemania y en Inglaterra, en cada terruño de esta Europa nuestra que perdió por completo la razón."), y sin pretenderlo contiene también tintes proféticos, pues a esa Primera Guerra Mundial le seguiría años después una segunda aún más cruel y vergonzosa. Es también un canto al fin de una época, a la forma de vida tal y como la concebía Zweig, y a una Europa en la que primaba sobremanera el amor a la cultura. La bisagra entre un viejo y un nuevo mundo, en la que el nuevo viene arrasando y diezmando cuanto de lúcido e inspirador había en el viejo. Y una llamada, un grito de cadencia suave y arrolladora pero a la vez incómoda, una reivindicación para que los hombres como Mendel y lo que simbolizan no caigan en el olvido.

Este relato fue escrito en 1929, pero sin embargo su lectura, casi 90 años después, se me ha antojado muy cercana y actual. Será que estamos en tiempos cambiantes, será que hay algo a punto de evaporarse que no debería desaparecer, será que lo nuevo que viene se presenta frío y devastador. Será que Mendel representa la maravilla de lo que una sola mente humana es capaz y lo sola e indefensa que está bajo ese colectivo que responde al nombre de el hombre. Será. O será que hay algo en mí que se resiste a abandonar a este viejo librero. Para eso se escriben los libros. Para eso escribió Stefan Zweig este libro. Una lectura breve pero no fugaz. Una lectura imposible de dejar caer en el olvido.
"Por eso, cuando vi la mesa de mármol de Jakob Mendel, aquella fuente de oráculos, vacía como una losa sepulcral, dormitando en aquella habitación, me sobrevino una especie de terror. Sólo entonces, al cabo de los años, comprendí cuánto es lo que desaparece con semejantes seres humanos. En primer lugar, porque todo lo que es único resulta día a día más valioso en un mundo como el nuestro, que de manera irremediable se va volviendo cada vez más uniforme. Y además, llevado por un hondo presentimiento, el joven inexperto que fui había sentido un gran aprecio por Jakob Mendel. Gracias a él me había acercado por vez primera al enorme misterio de que todo lo que de extraordinario y más poderoso se produce en nuestra existencia se logra sólo a través de la concentración interior, a través de una monomanía sublime, sagradamente emparentada con la locura. Que una vida pura en el espíritu, una abstracción completa a partir de una única idea, aún pueda producirse hoy en día, un enajenamiento no menor que el de un yogui indio o el de un monje medieval en su celda, y además en un café iluminado con luz eléctrica y junto a una cabina de teléfono... Este ejemplo me lo dio, cuando yo era joven, aquel pequeño prendero de libros por completo anónimo más que cualquiera de nuestros poetas contemporáneos. Y, sin embargo, había sido capaz de olvidarle. Por supuesto, en los años de la guerra y entregado a la propia obra de una manera similar a la suya. Pero entonces, delante de aquella mesa vacía, sentí una especie de vergüenza frente a él, y al mismo tiempo de curiosidad renovada."
Prayer. Fotografía de Chris Yarzab


Ficha del libro:
Título: Mendel el de los libros
Autor: Stefan Zweig
Editorial: Acantilado
Año de publicación: 2009
Nº de páginas: 64
Comienza a leer aquí

Comentarios

  1. PAra mi este autor es la leche, quiero leer sus novelas y ya tengo dos leidas y madre mia es una maravilla. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que es una maravilla. Afortunadamente dejó muchos libros escritos para que podamos seguir disfrutando de él.
      Besos

      Eliminar
  2. Me lo compré hace poco en el pack del autor "Sueños olvidados y otros relatos", y por todas las reseñas que veo, estoy deseando leerlo! Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Aun no me he estrenado con él, y creo que me estoy perdiendo algo muy bueno. Gracias por tu opinión. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo hacer otra cosas que animarte a que lo leas.
      Besos

      Eliminar
  4. Descubrí a Zweig a finales del año pasado y me prometí a mi misma leerle una vez al mes durante este año, pero no lo estoy cumpliendo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo intentaré leerle una vez al año. Me gusta cambiar de autor así será más fácil cumplir mi propósito.
      Besos

      Eliminar
  5. No he leído nada de Zweig aún, pero hace mucho que tengo unas ganas enormes, sobre todo porque la película de "Carta a una desconocida" me pareció una maravilla y creo que debería descubrir al autor de la historia.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ví la peli pero después de leer el libro y claro, pasa lo que pasa.
      Besos

      Eliminar
  6. Todavía no me he estrenado con este autor, pero lo tengo apuntadisimo. Y este libro en concreto espero leerlo pronto.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. Este relato es, desafortunadamente, una alegoría del mundo- entonces y siempre- el triunfo de la barbarie porque hemos dejado que ocurran ciertas cosas. Y lo permitimos por nuestra comodidad, dejadez y por no salir fuera de los estereotipos inculcados.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Zweig le tocó vivir tiempos históricos complicados y lo refleja en muchos de sus libros. Este es una clara muestra.
      Besos

      Eliminar
  8. Me enamoré de la prosa de Zweig con "Carta de una desconocida", ese enamoramiento continuó con otras lecturas de este fabuloso escritor (Magallanes, Novela de ajedrez, etc)
    Este libro que nos traes no lo he leído aún pero me lo llevo a la lista de espera con otros de este autor que también están preparados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Carta de una desconocida" fue el primer libro suyo que leí. Este que traigo hoy me gustó aún más. "Novela de ajedrez" es uno de los que quiero leer próximamente. Qué decir: Zweig es un filón de buenos libros.
      Besos

      Eliminar
  9. Lorena, es otro de lista. Ains, que no llego.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llegamos ninguna. Nuestras listas son interminables ;)
      Besos

      Eliminar
  10. Muy buena reseña! Lo leí hace poco y me gustó mucho, poco a poco me he ido animando con otros libros cortos del autor y todos me han gustado mucho!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un escritor muy a tener en cuenta. Yo lo descubrí gracias a la blogosfera y no puedo estar más contenta de haberme animado a leerlo.
      Besos

      Eliminar
  11. Vaya reseña más preciosa. Lo tengo como eterno pendiente y sé que tengo delito. A ver si lo leo por fin que no veo más que maravillas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te contara yo de mis 'delitos literarios' por omisión...
      Espero que te guste si te animas.
      Besos

      Eliminar
  12. Stefan Zweig es una joya en sí mismo. Cada libro suyo que he leído me ha transportado a un mundo maravilloso o terrible o ambas cosas a la vez. Su libro de memorias "El mundo de ayer" se lee como la más entretenida novela policíaca y es pura historia. ya lo he recomendado tanto que me parece que me repito excesivamente, pero prefiero pecar por exceso y no dejar de hablarte de este libro.
    Yo vi un maravilloso documental de canal Arte. No sé si será el que tú dices. Duraba como cincuenta minutos y me sumergió de lleno en el mundo de Zweig.
    Aún me quedan muchos de sus libros por leer pues fue muy prolífico, pero desde las novelas a las biografías, pasando por las memorias y ensayos sobre personajes históricos, todo en él es genial.
    Y lo dejo porque me embalo sin remedio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que hablamos del mismo vídeo.
      Me quedan también muchos libros suyos por leer. Tomo nota del que comentas pues ya llevo recibiendo varias recomendaciones.
      Yo encantada de que te embales.
      Besos

      Eliminar
  13. Justamente tengo pendiente releer "Carta de una desconocida" y después de leer tu fantástica reseña me han entrado aún más ganas, pero antes quiero acabar el que ahora estoy leyendo.
    Después tocará Mendel el de los libros, ya solo el título promete..
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cortito pero una delicia. Espero que lo disfrutes, Conxita.
      Besos

      Eliminar
  14. Este título es de los más famosos de Zweig. Recuerdo el documental de Arte, lo pude ver con subtítulos en español estas navidades y excepto el final (donde colocan, con escaso buen gusto, fotos del cadáver del escritor y su esposa) me gustó bastante.
    La vieja Europa muere en la Gran Guerra y Zweig vive tiempos de cambio, donde se impone poco a poco la estandarización y la sociedad de masas. Es fácil conectar con esta angustia por recuperar al hombre como individuo, único y valioso por si solo.
    Excelente reseña y recomendación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las imágenes finales ya se meten en temas delicados pero en general el documental me gustó mucho.
      Has hecho un análisis estupendo de esta lectura.
      Excelente el libro. Así da gusto reseñar.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Imposible de olvidar este libro, imposible de olvidar a Mendel...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente el libro va de no dejar caer en el olvido lo que Mendel representa.
      Besos

      Eliminar
  16. Leer a Zweig es un placer. Siempre que sale este escritor recuerdo sus memorias, que dicho sea de paso, recomiendo "El mundo de ayer, memorias de un europeo". Es un libro fascinante. Gracias por recordarme a este autor.
    Además de "El gran hotel Budapest" hay un documental sobre el autor, de lo más interesante "Paraíso utópico" para quien le interese.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me estais tentando con sus memorias.
      Gracias por la mención de la película y el documental. Cuantas cosillas estás saliendo en este hilo de comentarios.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Yo leí hace muchoooo "Novela de ajedrez" y mi recuerdo es el siguiente
    "...es la lectura la que salva de la locura a uno de los protagonistas de la novela que estoy leyendo se titula "Novela de ajedrez" de Stefan Zweig. Un libro sobre ajedrez se convierte en su tabla de salvación frente a la tortura; un libro aparentemente nimio, insignificante, sin interés para los legos en la materia, es su tesoro, su mayor tesoro. Os recomiendo la novela, es muy cortita, te hace reflexionar sobre lo que es capaz de hacer el hombre para esquivar la autodestrucción y sobre el valor de las cosas". Y a partir de esto, todo lo demás que tenga relación con este autor, me lo creo... delicioso sin dudarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una firme candidata a convertirse en mi próxima lectura de Stefan Zweig.

      Eliminar
  18. Yo voy a recoger el de "Memorias de un europeo" porque lo compré pero se lo regalé a mi padre y hace tiempo que escuche que verdaderamente merece la pena. Mi padre ya lo ha leído y le ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y este por lo que me vais contando se va a disputar el puesto con la anterior.

      Eliminar
  19. Creo que es uno de los libros que más he recomendado en general =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  20. Tengo pendiente leer algo de este autor pero quizás comience por otros títulos que me atraen más.

    Como siempre una reseña preciosa, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Ya me contarás por cuál te decides.
      Besos

      Eliminar
  21. "Quería leer a Stefan Zweig, otra vez", dices. Y yo quiero estrenarme con él de una vez :(
    La obra que reseñas, al ser tan breve, gana enteros para que me anime, ya que más fácilmente puedo hacerle un hueco entre mis lecturas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy breve, es un relato, aunque como está editado solo puede llevar al engaño de que es una novela. Espero que lo disfrutes.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Tengo ganas de leer algo más de Zweig, porque mi primera experiencia con él no fue del todo grata...
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eres la primera persona de la que tengo noticia que ha leído a Zweig y que no le ha gustado, Pero claro, para todos los gustos tiene que haber.
      Espero que tus próximas experiencias sea más satisfactorias.
      Besos

      Eliminar
  23. Gracias por esta maravillosa reseña. Zweig es uno de mis incondicionales escritores favoritos. No puedo recordar exactamente si primero vi la película Carta de una desconocida o leí Un mundo de ayer, pero si sé que a partir de este encuentro con sus escritos, nunca lo he abandonado, y cuando veo un título de este autor, no puedo resistir la tentación. Nunca me defrauda. Éste que comentas no lo he leído todavía (estará a partir de ahora entre los pendientes), pero no hace mucho leí uno de sus libros de viajes, De viaje , La India y América, que tambien recomiendo o Momentos estelares de la humanidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que tiene un montón de relatos, biografías,... La verdad que fue un autor muy prolífico. Suerte para nosotros que lo podemos disfrutar en todas sus facetas.
      Un abrazo

      Eliminar
  24. Mi adoración por Zweig es relativa. Me encanta cómo escribe pero de alguna forma tengo cierta distancia con él. Tengo este libro, y alguno más (no muchos), pendiente. Sé que me gustará. Pero no quisiera que me pasara como con "Carta de una desconocida". Quisiera tener con él esa sensación que tú has tenido: que sea una lectura entrañable. Tierna. Ya te contaré.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Carta de una desconocida" más que una historia de amor es la historia de un absesión, y por ello mismo a veces cuesta entender el comportamiento de su protagonista aunque la exquisita prosa de Zweig nos lleva estupendamente por el relato. A Mendel podríamos reprocharle también en cierta medida su obsesión y especialmente la abstracción que le conduce hacia su final, pero hay un transfondo y una segunda lectura tras la historia de Mendel y por eso me ha gustado más este libro. Tiene algo de nostalgia y de reivindicación. Espero que si lo lees también te llegue. Ya me contarás.
      Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares