Oso - Marian Engel

"Oso, llévame al fondo del océano. Oso, nada a mi lado. Oso, abrázame, envuélveme, nada conmigo abajo, abajo.
Oso, haz que por fin me sienta cómoda en el mundo. Dame tu piel.
Oso, solo quiero esto y nada más de ti.
Oh, gracias, oso. Siempre te protegeré de los desconocidos y de las miradas curiosas.
Oso, abandona tu humildad. Tú no eres un animal humilde. Tienes pensamientos propios. Cuéntamelos.
Oso, no puedo ordenarte que me quieras, pero creo que me quieres. Lo que yo quiero es que sigas siendo lo que eres y que lo seas para mí. Nada más. Oso."
Un canto de amor a un oso. Eso es lo que os traigo hoy. Bueno, en realidad lo que os traigo es la historia de la mujer que amó a ese oso, que lo amó con todo lo que implica esta palabra. Podríamos intentar una definición para el concepto amor, ingente tarea sería. Sería útil, no lo dudo, las definiciones siempre lo son, nos impiden adentrarnos en tierra no firme (como si eso no fuese algo inherente al proceso de amar). Pero las definiciones también delimitan, levantan muros, alzan fronteras. Y a este libro no se puede llegar con barreras mentales y si se llega se sale sin ellas. Os lo aviso, os lo advierto. Lo que no os digo esta vez es que será una historia dura pues no lo es. Por mucho que lo que se nos vaya a contar pueda resultar a priori chocante o incluso aberrante no lo es. Todo fluye en este libro, sincero, sencillo, natural. Hermoso también. Ineludible. Lo que tiene que ser, es.

Portada de Oso
Lou se traslada a una isla canadiense inhabitada. El instituto en el que trabaja la ha enviado a catalogar la biblioteca de una mansión victoriana. Su fallecido propietario ha legado los libros y diverso material a la fundación. Pero Lou no estará del todo sola. La familia que ha habitado la mansión durante generaciones siempre ha tenido un oso en la propiedad. La protagonista de "Oso" tendrá por tanto que encargarse de que al animal no le falte comida. Poco a poco la relación entre Lou y el oso se va tornando más estrecha e íntima. El plantígrado le ofrece lo que ni siquiera era consciente que necesitaba. Su relación con el oso la colma en todos los sentidos.
"Había cambiado algo, la naturaleza de su amor era ahora distinta. Había ido demasiado lejos. Había en ella algo que siempre hacía que se excediese."
Naturalidad sería la palabra que me evoca esta novela. Por la forma de narrar de Marian Engel, de contarnos esta historia que se presume extraña y que resulta de una genuinidad insólita. Por el entorno en el que se desarrolla. Una isla remota de Canadá, una caramelito para el turismo pero aún sin masificar, completamente deshabitada durante gran parte del año. Una tierra virgen, podríamos decir. Una gran metáfora de la historia que nos cuenta. Virgen, pero no en el sentido de la inocencia. Sí hay inocencia en el sentido del candor, de la pureza, pero Lou sabe muy bien lo que hace y lo que quiere, en ese sentido no hay inocencia. Cuando me refiero a virgen invoco a esa tierra sin explorar. Y así es Lou, un lugar indómito, un paraje por descubrir. Y su relación con el oso será para ella una exploración física, mental y emocional. Lou se conquistará a sí misma.
"Esa noche, tiernamente echada a su lado ante el fuego con la ropa puesta, se sintió una criatura de pecho, una niña, una inocente. Fuera, los colimbos le dedicaban sus agudos gritos. Los juncos se rozaban y le cantaban una canción. Envuelta en el pelaje del oso se sentía arropada en una cesta, acariciada por diminutas olas, protegida por el aliento de bestias amables. Sentía dolor, pero era un dolor dulce y agradable que no pertenecía al sufrimiento mental, sino a la tierra. Olía el musgo y las limpias flores del Norte. Su piel era seda, y terciopelo el aire que la rodeaba. Los guijarros resplandecían bajo las aguas nocturnas con una belleza que tenía valor propio, no el de un joyero. Siguió acostada junto al oso hasta que los pájaros de la mañana empezaron a cantar."
chain chain chain. Fotografía de Kathleen Tyler Conklin
Lou es una joven introvertida. Su trabajo no la ayuda a abrirse al mundo. Es un trabajo que le gusta y que ha elegido pero últimamente siente que necesita un cambio en su vida, por eso acepta encantada la oferta de trasladarse a la isla. La isla, otra gran metáfora. Aislados nos conocemos a nosotros mismos como no podríamos hacer de otra manera. Lou tiene mucho que aprender sobre ella. Es introvertida, pero también compleja. Las relaciones de pareja que ha tenido no le han procurado felicidad. Su relación con el oso en cambio parece satisfacerla en todo los sentidos, cubre todas sus necesidades. Tal vez por eso no puede evitar amarle. O tal vez porque es más fácil. El oso no le exige lo que le exigen los hombres, lo que ella no puede o no está dispuesta a dar. Con el oso puede ser quien ella es.
"¡Oh, se sentía sola, inconsolablemente sola...! Llevaba años sin sentir contacto humano. Siempre se le había dado mal. Era como si los hombres supieran que su alma estaba gangrenada. [...]
Había permitido que aquel trámite continuara porque era su único contacto humano, pero le horrorizaba recordarlo. No había cariño alguno en el acto, solo costumbre y conveniencia. Se había convertido en una especie de castigo que ella se infligía."
El oso. No nos olvidemos de él. Es un animal salvaje. Acostumbrado a tener humanos cerca, sí, sin tener que procurarse alimento o defenderse de amenazas con lo agresivo que esto podría volverle, también. Pero es un animal salvaje, no es un peluche, no es un dibujo animado. Lou es plenamente consciente de ello. No se engaña (bien, amor del bueno). Siente miedo, a veces, se lo replantea, en ocasiones. Pero acepta, admite lo que siente, accede a lo que quiere. Es valiente.
"Despertó por la mañana. Aquel clima era como seda sobre la piel. Cierta sensación de culpabilidad perduraba en los límites de su conciencia. [...]
Vaya, ¡qué extraño!, hacer eso. Haberlo hecho. Que me lo hicieran.
Hurgó en todos los rincones de su conciencia para ver si se sentía mal. Se sentía querida."
Lou no tiene barreras mentales ni pone límites a su amor. Pero yo no puedo evitar seguir intentado describiros su amor por el oso.  Y caigo en las definiciones, porque sí, son necesarias, ¿cómo sino vamos a estar seguros de estar hablando de lo mismo? Y descubro maravillada la primera acepción de la palabra amor de la Real Academia Española, dice así: "Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser." Perfecto. Ya os lo dije: lo que tiene que ser, es.
"Lo que él le había transmitido, Lou lo desconocía. No era la simiente de los héroes, ni magia, ni ninguna virtud asombrosa, porque ella seguía siendo la misma; pero por un momento intenso y singular había notado en los poros de su piel y en el sabor de su boca que sabía para qué servía el mundo. No se sentía por fin humana, sino por fin limpia. Limpia, sencilla y orgullosa."
Glacier Bay. Fotografía de Kool Cats Photography over 5 Million Views

Ficha del libro:
Título: Oso
Autor: Marian Engel
Editorial: Impedimenta
Año de publicación: 2015
Nº de páginas: 176
Premios: Governor General's Literary Award de 1976
Comienza a leer aquí

Comentarios

  1. Desde que descubrí este título en el blog de Ana Blasfuemia me tiene picada la curiosidad de mala manera. A pesar de lo chocante del asunto, me pueden las ganas de saber cómo gestiona Engel su historia y descubrir ésa abrumadora naturalidad que las dos remarcáis en vuestras reseñas. Lo leeré, seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo descubrí en el blog de Ana. Luego quedó olvidado y hace poco lo ví en la web de la editorial y lo rescaté. La historia se cuenta con mucha naturalidad, de ahí que no resulte grotesca. Espero que la disfrutes.
      Besos!!

      Eliminar
  2. Pues a mi este no me convence. No me llama nada la trama así es que esta vez paso sin anotar nada que falta me hace porque menuda lista de pendientes tengo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces viene bien que no convenzan los libros porque nuestras listas de pendientes son interminables.
      Besos!!

      Eliminar
  3. No me llama demasiado este. Lo cual me viene bien... eso de agrandar la lista de pendientes se está volviendo un problema.. jajaja

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirándolo así, casi mejor que no te llame ;)
      Besos!!

      Eliminar
  4. Pues a mi si que me llama mucho. Aunque no tiene nada que ver, me recuerda al libro El Oso, de la editorial Noguer, pedazo de libro, luego después hicieron un documental impresionante. Me lo apunto. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído ese libro así que no te puedo decir. Espero que te guste este.
      Besos!!

      Eliminar
  5. Pues no sabría qué decirte. Por un lado, creo que me gustaría más que por la historia en sí por la manera en que parece escrita. Por otro, la historia me llama poco y mira que me encantan los osos, jaja.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es un libro de sí o no. O te lanzas a su lectura por ver cómo resuelve la autora la papeleta o lo descartas automáticamente porque no te convence la trama. Yo soy más de dejarme seducir por la forma de contarme una historia, así que si fuera tú le daría una oportunidad.
      Besos!!

      Eliminar
  6. Las primeras reseñas que leí me dejaron con curiosidad por descubrir esta historia, pero ahora mientras más opiniones voy leyendo menos me apetece adentrarme en ella
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que no tengo muy claro si me gustaría este libro, por una parte me atrae, pero por otra me resulta tan curioso... No sé, no sé...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te toca leerlo y así sales de dudas.
      Besos!!

      Eliminar
  8. Una historia desde luego nada habitual. Y tratada con sensibilidad, parece. Me atrae ese tipo de literatura. Tengo curiosidad también por el modo en el que la autora desarrolla, gesta y resuelve la historia. El hecho de que además sea una novela cortita, me seduce también.
    Me ha gustado mucho tu reseña, no es fácil trasladar las emociones de una lectura al papel, yo creo que además de intelectual, tiene mérito literario. Al mismo tiempo ofreces abundantes pistas al lector para hacerse una idea de lo que va a encontrar en este libro y desgranas sus peculiaridades, no se puede pedir más.
    Mil gracias por descubrirme este título tan sugerente.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Gerardo. Me alegra que te haya gustado la reseña. Y espero que si finalmente lees este libro no te decepcione.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Una historia diferente a la que estoy deseando dar una oportunidad...
    qué bonitas reseñas nos haces¡¡¡¡ qué bien lo cuentas¡¡
    un beso enorme¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francis. Espero que realmente puedas darle una oportunidad.
      Besos!!

      Eliminar
  10. Has hecho una reseña preciosa, pero este no me termina de convencer :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué ganas locas le tengo a este libro! Aún no me he hecho con él pero sé que lo leeré.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que puedas conseguirlo pronto y que lo disfrutes.
      Besos!!

      Eliminar
  12. Hola guapa!
    Este lo dejo pasar, no me llama mucho la historia, no es para mí. Genial reseña!! Besotes

    ResponderEliminar
  13. Pues me parece una novela de gran sensibilidad. Creo que es la primera reseña que leo de ella y me la anoto, Lorena. Creo que me gustará; ya te cuento... Gran reseña.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que esta escrita con sensibilidad, respeto y delicadeza, y sin juzgar, que creo que es como hay que afrontar el tema que se trata en ella para que resulte una grata lectura. Espero que te guste. Ya me contarás.
      Besos!!

      Eliminar
  14. Yo no encajé con la forma de escribir, y ahora me he visto justificando mil veces que no fue el tema, fueron las formas. Al final no me dijo nada y tengo la sensación de que no la leí en el momento adecuado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco creo que tengas que justificarte, la historia no te ha llegado y punto. A veces es verdad que pueden cambiar nuestras impresiones según el momento en que leamos un libro y otras simplemente es que ese libro no es para nosotros.
      Respecto al tema que trata fíjate que pienso que no es lo más importante en este libro. Al final lo que se nos cuenta no es la relación que se establece entre Lou y el oso, sino que es una historia de autodescubrimiento, un viaje interior de la protagonista. Al menos yo lo he visto así.
      Besos!!

      Eliminar
  15. Holaa^^
    Nunca había oído hablar de este libro.. y la verdad es que no me acaba de convencer... creo que esta vez lo voy a dejar pasar. Mejor para mi bolsillo porque mi wishlist y mi lista de pendientes son infinitas... jajaja
    Un besoo
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es de agradecer no añadir otro a la lista de pendientes.
      Besos!!

      Eliminar
  16. Hola pajarito verde, cuanto tiempo ya, me gusta este tipo de narraciones muy simbólicas en lo particular quisiera conseguirlo y ver qué es lo que A MÍ ME TRANSMITE.
    Y ya te digo esa portada artística tiene mucha técnica y es hermosa, gracias por mostrarme este libro!! sería bueno conseguirlo ♥


    Será psicológico????

    PD: te espero en mi blog, hay algunos cambios allí!☺devuelve comentarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de nuevo. Espero que te guste el libro si te animas a leerlo y estaré encantada de visitar tu blog.
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares