Después del invierno - Guadalupe Nettel

Esta vez os traigo dos historias. La historia de Claudio y la historia de Cecilia. Y quiero dejar esto claro porque de lo contrario podríamos caer en pensar que esta es la historia de Claudio y Cecilia, pero no lo es. Esta es la historia de Claudio y la historia de Cecilia. Y en algún momento ambas historias se cruzan, pero ni siquiera entonces y a pesar de lo que en un principio pueda parecer, puede hablarse de una sola historia. No. Esta es la historia de Claudio y la historia de Cecilia, y ahora que ya lo sabemos ya podemos comenzar.
 "...pienso en Cecilia. Imagino que ella duerme o desayuna sola, frente al cementerio, desprovista de mi abrazo, confrontada a esa lucidez implacable que la caracteriza, sin nadie para protegerla, para guiarla en ese camino doloroso que conozco tan de cerca, el camino de los seres como nosotros, incapaces de engañarse a sí mismos."
Portada de Después del invierno
Claudio y Cecilia son los protagonistas de "Después del invierno". Claudio es cubano y vive en Nueva York. Cecilia es mexicana y vive en París. Ambos son seres torturados, solitarios, con tendencia a aislarse del mundo y crear su propio universo de obsesiones. En un viaje que Claudio realiza a París conoce a Cecilia y comienza con ella una relación de idas y vueltas no sólo físicas y geográficas sino también emocionales.

Claudio vive en un mundo de silencios y manías autoimpuestas. En ese vacío en el que ha querido convertir su vida tan solo hay cabida para la música y esta es la única que parece provocarle algún sentimiento cercano a la ternura. Claudio considera a las mujeres seres inferiores. Su prepotencia no sólo alcanza al sexo femenino, a Claudio todo le asquea y para él nadie se encuentra a su nivel. Con este panorama es fácil sentir rechazo hacia Claudio y así lo haremos, pero sin embargo Guadalupe Nettel consigue hacer de él un personaje realmente fascinante.
"Todo lo vivo me provoca un horror inexplicable. Igual al que algunos sienten frente a un nido de arañas. Lo vivo me amenaza, hay que cuidarlo o se muere."
Con Cecilia en cambio es más fácil encariñarse a pesar de que al principio su actitud de nulidad hará que pase desapercibida ante la arrolladora fortaleza de Claudio (supongo que no hace falta que os diga que esta fortaleza es pura impostura, pues Claudio es un ser comido por las inseguridades). Pero Cecilia va creciendo y cogiendo soltura (como personaje) y consigue encandilarnos.
"A mí me agobiaba el presente, el sinsentido de mi propia vida, el enorme hueco entre mi esternón y mi espalda,..."
Pero a quien realmente encandila Cecilia es a Claudio cuando se conocen. Se produce entre ellos una sensación de reconocimiento (más de Claudio hacia Cecilia que al revés, todo hay que decirlo), de ser esa persona que siempre se ha anhelado. No seré yo quien niegue ese sentimiento de 'feeling', pero de lo que siempre desconfío es de esos amores (que no enamoramientos) súbitos. Pero es que además, en este caso, conociendo como conozco a un Claudio que Cecilia no conoce, no puedo evitar el susurrar en tono de advertencia: ay, Cecilia, ¿adónde vas con Claudio?
"Conozco casi a esa mujer: sé exactamente la sensación que me produce su cercanía, su olor, la textura de su pelo, la atmósfera de suavidad que existe entre nosotros. Cuán familiar me resulta su presencia, a la que solo accedo a través de ciertas notas, ciertos acordes o mientras duermo. No sé si me es más doloroso pensar en el pasado o en esa vida tan alejada de mí y de mis posibilidades."
Headphones. Fotografía de Hunter Peddicord
La escritora mexicana nos regala pasajes realmente hermosos. Es incisiva cuando quiere, no se anda con chiquitas, pero también sabe seducir con la belleza y la calma de su narración. Dota a sus personajes de una profundidad insólita. Claudio y Cecilia se alternan los capítulos para contarnos en primera persona sus historias.  Pero hay más personajes en este libro y sería injusto no citarlos, especialmente a dos de ellos, Ruth y Tom, respectivas parejas de Claudio y Cecilia.

Lamento que la autora haya hecho aparecer y desaparecer a estos dos personajes (y a algún otro) a su antojo al servicio de la trama. Esto, junto con algún detalle más y el hecho de que la sinopsis ofrecida por la editorial me haya inducido a pensar que esta era la historia de amor y desamor de Claudio y Cecilia, me ha descolocado un poco y es lo único que le puedo achacar a este libro que por lo demás he disfrutado mucho y que me ha permitido conocer a una escritora para mí desconocida pero a la que sin duda a partir de ahora seguiré la pista.
"Lo que seguramente sí comprendió (y no dudo que le haya gustado) es que yo era una página en blanco donde cada una de sus instrucciones -lo hacía con la música o con las visitas al museo pero también daba instrucciones en la cama- quedaba grabada para la eternidad."
A Ruth y a Tom los vemos a través de Claudio y Cecilia y por ese motivo me quedo con ganas de conocerlos más. Pero esta no era su historia. Y tampoco es una historia de infidelidades (aunque evidentemente las hay) en contra de lo que pueda parecer. Esta es una historia de culpas, de abandonos, de obsesiones, de aceptación, de incompetencia, de muerte (y fijaos que no incluyo la palabra amor). Y es, como no, la historia de Claudio y la historia de Cecilia.

La historia de Claudio, torturado por un pasado de culpa y vergüenza (aunque esto no lo justifica, uno es lo que hace con sus miserias no lo que sus miserias hacen con él). Y la historia de Cecilia, incapaz de lidiar con el sentimiento de abandono que la persigue desde su infancia. Esta es la historia de dos inválidos, de dos incompetentes, de dos mutilados emocionales. Por eso cuando se vieron por primera vez no pudieron evitar reconocerse. Por eso esta es la historia de Claudio y la historia de Cecilia, y no la historia de Claudio y Cecilia.
"Seres imperfectos viviendo en un mundo imperfecto, estamos condenados a encontrar solo migajas de felicidad." - Julio Ramón Ribeyro
Père Lachaise cemetière Paris France. Fotografía de Nicholas Jones

Ficha del libro:
Título: Después del invierno
Autor: Guadalupe Nettel
Editorial: Anagrama
Año de publicación: 2014
Premios: Premio Herralde de novela 2014

Comentarios

  1. Hay algunos argumentos que me gustaría escribirlos a mi, este es uno, menuda pinta más buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pinta buena y buena lectura. Es cierto que lo que me funcionan son las historias de los dos protagonistas por separado a pesar de haberme encantado la parte de la novela en la que ambos cohabitan (sé que puede parecer contradictorio), de ahí las cosillas que señalo. Pero me ha gustado mucho y he descubierto a una gran escritora.
      Respecto a lo de escribir ponte a ello a ver qué sale. Para mí tienes cosillas que me gustan. Habría que ver cómo te sale un relato más largo o una novela.
      Besos!!

      Eliminar
  2. Este no me termina de convencer. Lo voy a dejar de pasar porque tengo mucho pendiente.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así aprovechas y aligeras la lista de pendientes.
      Besos!!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    En cuanto he visto la portada de Anagrama, he sabido que podría interesarme mucho, pero al leerte, me lo has confirmado.
    Parecen "dos historias" dignas de leerse, además, me llama muchísimo la atención el personaje de Claudio.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Anagrama también es una editorial que me ofrece mucha confianza. Espero que te guste el libro. Respecto a Claudio... es que no sé si le quiero o le odio...
      Besos!!

      Eliminar
  4. Ya la cita que pusiste en facebook me encandiló pero después de leer tu reseña, me lo apunto, ya lo creo que me lo apunto. Otra buena reseña, Lorena. "uno es lo que hace con sus miserias no lo que sus miserias hacen con él". No puedo estar más de acuerdo eso de ir por la vida en plan atormentado y atormentar la vida de los demás no tiene justificación. ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, no tiene justificación pero parece que hay gente que no sabe salir de esa espiral.
      Espero que te guste, Laura. Gracias.
      Besos!!

      Eliminar
  5. Parece interesante aunque no me termino de convencer. Ya veremos ^^

    ResponderEliminar
  6. Pues con las citas que nos pones y la reseña que has hecho, no tendré más remedio que leerlo ;-)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y espero que si lees el libro también te guste.
      Besos!!

      Eliminar
  7. Una novela muy curiosa. Por lo que cuentas tiene una narración muy particular. Me temo que Claudio no será santo de mi devoción, más bien me caerá mal. A pesar de eso... me ha llamado la atención y espero poder leerlo pronto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso espero que te guste. Ya me contarás.
      Besos!!

      Eliminar
  8. No lo conocía y a la autora tampoco pero en principio la historia no ha despertado mi interés así que esta vez no me llevo el título, cosa que la lista de pendientes agradece
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me encantan los personajes torturados que buscan redimirse...
    me lo apunto (otro más) y si lo encuentro... te cuento¡¡¡ besos¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Pues tiene mérito hacer que encandile al lector un personaje de las características y "talante" de Claudio... Buena reseña pero no acaba de interesarme esta historia, Lorena.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente sí que tiene mérito conseguir que el lector quiera seguir acompañando a Claudio hasta el fina.
      Esta vez aprovechas y aligeras la lista de pendientes.
      Besos!!

      Eliminar
  11. De esta mujer tengo otro libro en casa y pendiente de leer aún, por lo que empezaré con él. Si me gusta cómo escribe ya buscaré este otro.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es el primero que leo de ella y me ha gustado mucho. Ya me contarás qué te parece a ti.
      Besos!!

      Eliminar
  12. Hola.
    No es un libro que me llame especialmente, pero no lo descarto de momento
    aunque primero he de aligerar la lista de pendientes.
    Por cierto, con tu permiso, me quedo por este rinconcito tan lindo que tienes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Me gustó, y eso que llegué con altísimas miras, pero es una buena lectura para paladear despacio
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no es que fuera con altísimas miras sino más bien esperaba una historia difrente a la que me encontré. Pero sin duda es una buena lecturay como bien dices para paladear despacio.
      Besos!!

      Eliminar
  14. El libro lo tenía anotado, pero me viene bien los matices que compartes, respecto a que es una historia, sino dos, y también esos pequeños "peros" que lamentas, pero que no impiden el disfrute de la lectura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la he sentido así, como las historias independientes de Claudio y Cecilia cuyas vidas se cruzan momentáneamente. Ya me contarás tus impresiones.
      A pesar de los pequeños peros el libro me gustó mucho y la escritora también.
      Besos!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares