La vida cuando era nuestra (Marian Izaguirre)

A veces una mera casualidad puede cambiar nuestras vidas. A veces una tonta e ingenua decisión tomada sin reflexionar puede darle sentido a las mismas. Quiso la casualidad que una tarde cualquiera la mirada de Alice se cruzara con un hombre cargado de libros. Quiso su primer impulso que esta mujer inglesa entrada en años se aventurara por las calles de un Madrid de posguerra en pos de un hombre más joven que ella. Sus pasos la llevan hasta una calle olvidada y también al destino final de Matías, este es el nombre del sujeto de sus pesquisas. Matías se pierde tras la puerta de un pequeño local comercial, una librería de viejo que subsiste más de las ventas de artículos de papelería que de vender libros. Alice hace caso a un segundo impulso y atraviesa esa puerta. Ya está, así de fácil. Pero este pequeño gesto tan insignificante va a tener una importancia mucho mayor de lo que podría parecer en un principio. Alice no sólo ha entrado en la librería de Matías, también ha entrado en su vida y lo más importante, ha entrado en la vida de Lola, su mujer.
"Cuando mueren las personas que has querido, tú también estás muerta.
Sé por qué me aferro a Matías y a Lola con todas mis fuerzas: intento no morir."
Portada de La vida cuando era nuestra
Si hay una palabra que me viene a la mente al recordar "La vida cuando era nuestra" es hermosa. Y lo hace aún días después de terminar su lectura y dejarla reposar para emprender esta reseña. Hermosa la novela, hermosas sus historias y hermosos sus personajes. Hermosa también la prosa de Marian Izaguirre y hermoso el mensaje que quiere hacernos llegar. Voy a contaros un poco más sobre ella, porque me estoy dando cuenta de que tal y como he empezado, si no sabéis muy bien de qué va tal vez podáis creer que va a surgir un triángulo amoroso entre Alice, Matías y Lola. No es así. Aunque ahora que lo pienso, quizás sí hay un triángulo en esta novela, o más bien un trío de personajes, el formado por Alice, Lola y Rose. Y esto me recuerda que todavía no os he hablado de Rose. A por ella voy.

Alice y Lola inician la lectura conjunta de un libro, una especie de memorias cuya protagonista es Rose. Rose es una niña que desconoce quiénes son sus padres. Se cría en una granja de Normandía para ingresar luego en un internado. Pasará a vivir temporadas en Inglaterra, de donde proviene su verdadera familia. Volverá después a Francia, esta vez a París. Del puño y letra de Rose iniciamos el siglo XX, vivimos de lejos la primera guerra mundial, disfrutamos de los años 20 en París, conocemos España en los años previos a su guerra civil,... Marian Izaguirre realiza una magnífica labor de ambientación, nos sitúa en diversos escenarios y salta de uno a otro sin inmutarse y sin que nosotros acusemos los cambios. Construye además un personaje, el de Rose, que va evolucionando y que poco a poco cautiva y conquista. Y no sólo al lector. A medida que Alice y Lola avanzan en su lectura conjunta se van dejando atrapar y envolver por la misteriosa mujer, y brota entre ellas una complicidad que sólo puede surgir entre dos personas que se reconocen en un mismo libro.  Las tardes que Lola pasa ahora en la librería sustituyendo a Matías se han vuelto sagradas. Son tardes de café y churros y de confidencias. De confidencias con esa mujer inglesa que no sabe de dónde ha salido pero de la que cada vez se siente más cercana, de confidencias con una inesperada amiga a la que la ha unido una mujer de tiempo pretérito que erró por la vida hasta encontrar su lugar.
"Mi patria era Henry, el hueco de un hombro donde apoyaba la cabeza. Yo no necesitaba nada más. Solo eso. Solo a él."
Macarrons. Fotografía de Lorraine
Pues sí, pajaritos. Esta es una de esas novelas que combina dos historias y dos hilos temporales. En la mayoría de los libros que siguen este patrón, una de las dos narraciones acostumbra a ser una mera excusa para contarnos la otra, o bien siempre hay uno de los dos relatos que destaca más y el cambio al otro nos fastidia su lectura. "En la vida cuando era nuestra" su autora trenza dos historias con peso, ambas dignas de tener una novela propia, y eso es algo poco común y muy de agradecer. Lola. Poco os he contado de ella. Hasta ahora sólo os he dicho su nombre, el de su marido y que toma café con churros con Alice mientras leen la historia de Rose. No ha sido por descuido, pajaritos, me la estaba reservando. Si Rose me conquistó, Lola sencillamente me enamoró.
"es solo una mujer de treinta y ocho años que lleva demasiado tiempo esforzándose por levantar su vida sobre una realidad sujetada con palillos..."
Mmmm, churros. Fotografía de Neil Conway
Nos quedamos ahora en ese Madrid recién iniciada la década de los 50, ese Madrid recuperándose de una guerra fratricida y tratando de sobrevivir a un régimen totalitario. No necesita recurrir la autora a grandes descripciones ni a la narración de hechos o sucesos, tan sólo necesita a Lola, su nostalgia, su tristeza, su derrotismo y aunque ella no lo sepa, su fuerza. Conocemos cómo es la vida de Lola ahora y cómo era antes de la guerra, esa comparación que la mata en vida. Asistimos al momento en que se encuentra con Matías por primera vez. ¡Es tan hermoso ese capítulo! (siento reiterarme con el adjetivo, podría utilizar un sinónimo pero es que me sale así) La prosa de Izaguirre es casi poética sin ser enrevesada, evoca como nadie la memoria sentimental de sus personajes creando un fuerte vínculo con el lector. Yo he cerrado las tapas de este libro al concluirlo, pero aún los llevo conmigo y me seguirán acompañando.

Rose y Lola. Y Alice, el hilo conductor entre ambas historias. Parece que las mujeres pisan fuerte en esta novela. Dicen que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Yo pienso que el dicho funciona también a la inversa. Son los femeninos los personajes principales de este libro, pero los masculinos son secundarios de lujo. Matías es de ellos sin duda el más desarrollado. Sería difícil entender a Lola sin él. Matías es su sostén, Matías es por quien ella aguanta. Sería harto difícil entender esta novela sin sus personajes masculinos y la relevancia que estos tienen en las vidas de las mujeres protagonistas.
"el hombre adecuado no es el que nos ama más, sino el que hace que nuestro amor nos mueva, nos descubra algo que no sabíamos de nosotros mismos."
Las cuatro paredes de una pequeña librería son el centro neurálgico de esta novela. Una novela cuya trama gira en torno a la lectura de un libro. Una novela plagada de referencias literarias que es un canto a los libros y a la lectura. No es casualidad. La escritora bilbaína reivindica con esta novela ese amor y veneración a los libros, esa vida cultural, ese salir a tomar un café y charlar tranquilamente, ese discutir ideas sin temor, ese construir proyectos sin miedo. Esa vida que añora Lola. Esa vida cuando era nuestra.
A british corner in Madrid. Fotografía de Roberto Taddeo

Ficha del libro:
Título: La vida cuando era nuestra
Autor: Marian Izaguirre
Editorial: Lumen
Año de publicación: 2013
Nº de páginas: 416

Más sobre "La vida cuando era nuestra"


Como curiosidad os contaré que esta novela ha sido comprada por numerosas editoriales extranjeras incluso antes de ser publicada en España.

Os dejo el primer capítulo de la misma y una entrevista concedida por su autora a Peridista Digital.

Primeras páginas de "La vida cuando era nuestra"

Entrevista de Marian Izaguirre a Periodista Digital.



Y el próximo viernes... volamos hasta un apartamento en París en el que parece haberse detenido el tiempo. Una especie de casa-museo en la que conviven cuatro almas bellas, cuatro personajes frágiles que sólo cuando se encuentren hallarán la fuerza suficiente para enfrentarse al mundo. "Juntos, nada más" de Anna Gavalda.

Comentarios

  1. ¡Qué bonita reseña te ha quedado! Transmite tremendamente bien lo que han sentido leyéndola, y esa belleza que parece llenarlo todo. Es una lectura que me tienta desde hace tiempo, pero tras tu reseña, más que nunca. Sobre todo porque me apetece leer una historia de amor bien bonita, sin chick lit ni cosas de ésas. :P
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela hermosa cuya fuerza está en sus personajes y con un contexto histórico de fondo que se siente pero del que tampoco se abusa. Espero que la disfrutes, Mara.
      Besos!!

      Eliminar
  2. Cómo me gustan tus reseñas, es que no te dejas un solo detalle, te lo curras un montón. El libro no me termina de llamar del todo, aunque se nota que está bien trabajada me parece que puede llegar a ser algo densa. Y yo que acabo de empezar con las clases... Cómo que me voy más a por cosas algo más ligeritas. Lo tendré en cuenta por si acaso para más adelante.

    ¡Un besote! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de toda la carga emocional del libro su lectura no es para nada densa. Sí estoy de acuerdo contigo en que hay que leer en cada momento lo que a uno le apetezca.
      Me alegra volver averte por aquí, Claudia. Besos!!

      Eliminar
  3. Me encantará leer tu recomendación... Una reseña preciosa¡¡ gracias por hacer los libros tan bonitos¡¡ un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte y dejar tu comentario.
      Besos!!

      Eliminar
  4. Como siempre, fantástica reseña, y de otra novela que tengo entre mis pendientes. A ver cuando me pongo con ella ;)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te cuento cómo está mi lista de pendientes. Apunto unos, me salto otros, cuelo alguno por el medio y de vez en cuando rescato alguno como este y me llevo una maravillosa sorpresa. Ya me contarás si la lees.
      Besos!!

      Eliminar
  5. Este libro me sorprendió. Me tropecé con él de casualidad y me encontré una preciosísima historia de mujeres. Me alegra que también lo hayas disfrutado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la veía por aquí y por allá y me llamaba la atención, sin embargo la tuve muchos meses esperando sin decidirme a leerla. Ahora casi lamento haberla tenido esperando, pero quién sabe, quizás si la hubiera leído en otro momento no me hubiera llenado tanto.
      Besos!!

      Eliminar
  6. En definitiva, una lectura hermosa... :D Jo, es de los libros que tengo pendientes desde ni se sabe, porque me gusta la historia (o historias) que cuenta y ese equilibrio entre ambas y porque nunca me resisto a libros que contengan libros y referencias literarias. Me lo pongo a la vista (en la torre de libros que tengo a la vista...)

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me contarás, Ana, tus impresiones. Sólo espero que la disfrutes tanto como yo.
      Besos!!

      Eliminar
  7. Me gustan los libros con esa temática, tan normales y humanos. Veré si se puede conseguir, saludos!

    ResponderEliminar
  8. Me llama mucho, trataré de buscarlo y darle la oportunidad pronto.

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  9. Hola. Pues fíjate. Te voy a confesar que no me llamaba mucho el libro y no tenía intención de leerlo pero tienes la virtud de comunicar en tus reseñas lo que has sentido leyendo y ahora, después de leerte a ti me apetece leerlo. Y las citas que has seleccionado me encantan. Apuntada queda. Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura. A mí me llamaba la atención pero no me acababa de decidir y al final, ya ves. Espero no haberte generado demasiadas expectativas si bien pienso que te va a gustar.
      Besos!!

      Eliminar
  10. Creo que me gustará este libro, ya tengo ganas de leerlo, gracias. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura hermosa. Ojalá la disfrutes tanto como yo.
      Besos!!

      Eliminar
  11. Pues me estaba resistiendo de manera enconada a este libro pero con esta estupendísima y preciosa reseña no me va a quedar otra que sucumbir. Tengo la intuición, certeza casi, que lo dusfrutaré.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que así sea y no haberte creado demasiadas expectativas, pero yo también tengo casi la certeza de que lo disfrutarás.
      Besos!!

      Eliminar
  12. Me ha encantado, prometo leerla. Tengo una amiga a la que le encanta esta escritora, pero yo todavía no he leído nada de ella. Ya te diré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es la primera novela que leo de Marian Izaguirre, pero me ha dejado muy buen sabor de boca. Espero que tú también la disfrutes. Ya me contaras.
      Besos!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu tiempo.
Participa siempre con libertad y respeto.
Por favor, no dejes enlaces a otras webs o blogs. Si quieres ponerte en contacto conmigo por motivos ajenos a esta entrada utiliza el formulario habilitado para ello en la pestaña Información y contacto.

Entradas populares